Piden atacar exclusión social

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/C7B46242-C7E2-433E-9A7A-D1A578F3F170.jpeg

El éxito de las medidas contra la delincuencia anunciadas por el gobierno la noche del lunes estaría condicionado a que se ataque la impunidad y la exclusión social, se actúe sobre las causas que originan  la criminalidad, se brinde respaldo a las entidades que luchan contra la adicción a las drogas y se profundice en la restricción de las armas de fuego.

Las consideraciones en ese sentido fueron expuestas, por separado, por  el sociólogo César Pérez, la antropóloga Tahíra Vargas, Leopoldo Díaz, presidente de Hogares Crea, y el sacerdote Luis Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica.

CESAR PEREZ

A juicio de Pérez, en la República Dominicana  hay un sistema totalmente corrompido  en el que tiene participación la clase política, no se combate el delito de cuello blanco, e impera una gran exclusión social.

Consideró como otro mal de fondo el que exista una Policía poco equipada y con agentes mal remunerados. En ese sentido planteó que, por más equipada que esté, con el salario que reciben los agentes estos no van a trabajar de manera efectiva, o no resistirán ser presa de la corrupción.

“La única medida que posiblemente podría tener impacto es la restricción de  la venta de armas, sin embargo, puede dar motivar la clandestinidad como ocurre con las drogas. En cuanto a la venta de alcohol, no sabemos cuáles son los datos que se tienen para  limitar los horarios de venta de  bebidas, bajo el supuesto que hay una relación entre estas y la criminalidad y por tanto se tome una decisión que, por demás, afecta  a los negocios y al turismo”.

Respecto a la vigilancia policíaco militar Pérez expresó que la misma podría dar una sensación de seguridad, pero habría que ver hasta qué punto se va a mantener y si limita la criminalidad.

“En gran medida, en un primer momento estas disposiciones traen  un  poco de tranquilidad a la población, pero habría que ver cuáles son las medidas de sostenibilidad para mantenerlas, y hasta cuándo serán efectivas si no se va al fondo del problema”..

TAHÍRA VARGAS

Para la antropóloga Tahira Vargas, las medidas contra la criminalidad no tocan  las causas de la violencia y la delincuencia en el país, porque se reducen a mirar el fenómeno como algo asociado al consumo de alcohol y drogas. Sin embargo, consideró positivo el control dispuesto sobre las armas de fuego, porque, a su juicio, el mismo  trata de establecer un tipo de regulación.

Las medidas dispuestas por el gobierno dejan de lado las reales causas de la delincuencia, porque no se plantea como el problema social que es, “porque no son los que consumen drogas y alcohol los que tienen que ver con el incremento de la delincuencia”, expresó Vargas.

Añadió que la delincuencia es parte de  un problema social y debe tratarse como tal. “Todo el tema de la alta deserción escolar, que está influyendo en la población juvenil que está en las calles sin nada que hacer, eso no se trata ni se toman medidas en ese sentido”.

De acuerdo con Vargas, tampoco se trata la problemática de los jóvenes, y aunque es real que hay un porcentaje alto de esa población que está cometiendo actos delictivos, no se analiza por qué estos se están insertando en las actividades delictivas y cómo enfrentar ese problema con políticas sociales.

Planteó que no se puede excluir la criminalidad del contexto de  una sociedad que vive en permanente violencia, y para trabajar ese aspecto hay que llevar a cabo campañas educativas para desmontar las actitudes violentas que existen en la población.

Lo positivo del programa preventivo del gobierno, explicó Vargas, es el control de armas, aunque entiende que debe acompañarse con una campaña educativa para concienciar a la población sobre la peligrosidad de las mismas.

LEOPOLDO DÍAZ

El presidente de Hogares Crea advirtió que si el gobierno no apoya a las entidades nacionales que luchan contra el consumo de drogas, las medidas anunciadas el pasado lunes en el Palacio Nacional “quedarían en palabrerías y una forma más de perder el tiemo”.

Leopoldo Díaz dijo que si existe la intención real de luchar contra la delincuencia por parte del gobierno, quien, según expresó, admitió que las drogas son la principal incidencia en la violencia y el crimen en el país, “lo correcto es darle los recursos a las instituciones que estamos trabajando contra el consumo de drogas”.

“Nosotros durante más de 30 años hemos hecho el papel de limosneros nacionales. Los recursos que se han dispuesto a Hogares Crea han sido más que insuficientes y estamos trabajando prácticamente con las uñas”, expresó.

Díaz dijo que en principio, como Hogar Crea Dominicano, apoya las medidas del presidente Leonel Fernandez aprobadas en el Consejo de Gobierno Ampliado celebrado el pasado lunes en el Palacio Nacional. Afirmó que el factor causal que incide de manera principal y protagonista en el incremento de la violencia, como es el alto consumo de drogas en la República Dominicana.

Recordó las denuncias hechas por el ex jefe de la Policía, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez, quien dijo que en el país existen unos 22,000 puntos de ventas de drogas.

LUIS ROSARIO

El coordinador de la Pastoral Juvenil, padre Luis Rosario, ponderó las medidas contra la delincuencia, pero dijo que en lo referente a las armas de fuego las disposiciones no son suficientes porque dan la impresión de que la prohibición de la importación de las mismas es transitoria y no influirá en la cantidad que tiene la población.

Dijo que esa disposición no ayuda con el desarme que la Pastoral Juvenil ha venido pidiendo y además deja de lado cuáles medidas se tomarían para evitar la  proliferación de publicidad de la venta de armas de fuego.

“Estas medidas en general son un esfuerzo y creo que buscan enfrentar el problema, pero pienso que todavía no son suficientes en cuanto a las armas de fuego se refiere y es indudable que la medida de prohibir las importaciones y disponer el control de las armerías, es un paso, pero no se habla de frenar la emisión de los permisos para el porte y tenencia de armas y deja de un lado la publicidad de estas”.

Deploró que el gobierno ha dejado de lado la necesidad de que sean recogidas las armas y dijo estar preocupado porque “no hay absolutamente nada en la disposición del poder ejecutivo que vaya dirigida a recoger la cantidad de armas. No hay desarme y la medida da entender que con las armas que tenemos ahora ya son suficientes”.