Piden definir planes preventivos

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/2374422D-E188-4630-9F05-B33B543371A8.jpeg

Ante el impacto de algunas perturbaciones atmosféricas que han afectado el país y sus consecuencias,  urge la creación de mecanismos  de prevención y mitigación de desastres naturales, consideraron el economista Miguel Sang Ben y la comerciante Rosa Ng Báez.

Ambos  exponen sus ideas en el trabajo “Nuevas Amenazas en la Agenda de Seguridad  y Defensa”, en la escuela de Graduados en Altos Estudios de la Secretaría de las Fuerzas Armadas.

Señalaron que “la conciencia ciudadana tiene una visión distorsionada y sesgada de las nuevas amenazas a la seguridad y la defensa nacional.,  por lo que entienden que  se debe situar el grado de desesperación e indefensión en que se encuentra la sociedad dominicana”.

Indicaron que “si aceptamos que las amenazas clásicas son aquellas asociadas a la definición del Estado-Nación, las nuevas no resultan tan obvias para el ciudadano común dominicano”.

Sostienen que la  criminalidad ha sido incubada por una realidad más pasmosa y que pasó desapercibida por la riqueza que resulta beneficiosa para el bienestar de los familiares que recibían remesas, que con el tiempo se convirtieron en lavado en gran escala hasta alcanzar a los estamentos más altos de las finanzas.

Sang Ben y Ng Báez estiman que a pesar de que la gente resalta el dueto de la criminalidad-corrupción, la falta de institucionalidad se pone de relieve con las consecuencias de la tormenta Noel.

 “Aunque no tuviera la fuerza de huracán, la cantidad de agua y la falta de drama por este carácter benigno del meteoro, produjo la adopción mínima de medidas preventivas y hasta se alegó que la gente estaba en la serie final de béisbol”.

Se preguntaron si hay incapacidad tecnológica para una red sub-regional y si hay infuncionalidad en las instituciones, rediseñadas luego de la experiencia del huracán George en un Consejo de Operaciones de Emergencia.

 Consideraron  que la coordinación de los esfuerzos mediante las instituciones armadas, puedan iniciar la cadena solidaria de la prevención y mitigación de desastres.