Piden evitar competencia desleal

La Asociación Dominicana de Productores de Cemento pidió a las autoridades un trato igualitario a todas las empresas del sector, para evitar que se cree un marco de competencia desleal, lo que provocaría desconfianza en los inversionistas y un desequilibrio en la industria.

La entidad hizo la petición a propósito de la Ley de Desarrollo Fronterizo (28-01) que se creó con el objetivo de fomentar la instalación de industrias en las provincias de la zona fronteriza, como forma de contribuir con su desarrollo, básicamente a través de la generación de empleos.

Recordó que para esos fines, esta ley concede a las empresas que se instalen en esa zona, incentivos fiscales y facilidades, sobre todo los que necesiten para la instalación de las plantas, así como exoneraciones a las materias primas e insumos necesarios para su proceso productivo, así como la exoneración del Impuesto Sobre la Renta por los próximos 20 años.

Además, se les exoneran los impuestos internos, tales como el de la Transferencia a los Bienes Industrializados (ITBIS) y el selectivo al consumo en la comercialización de sus productos en el mercado interno.

Consideró que eso plantea un desbalance competitivo, debido a que las empresas del ramo industrial ya instaladas en otras zonas del país, que producen en cantidad y calidad suficiente para abastecer el mercado, operan pagando todos los impuestos y aranceles, por lo que se genera una situación de privilegio y diferenciación en la estructura de costos que establece un marco de competencia desleal.

Expresó que bajo ese esquema, las empresas existentes y cuyo costo de traslado de sus operaciones actuales no sería muy elevado, estarían obligados a establecerse en la zona fronteriza para quedar fuera del mercado y poder competir en igualdad de condiciones.

Agregó que, en cambio, las empresas existentes, cuyo costo de traslado hace poco factible su establecimiento en la zona fronteriza, como es el caso de la industria del cemento, se verían obligadas a reducir sus inversiones afectando otras zonas del país.

Indicó que en ambos casos se genera un perjuicio a los miles de empleos que en la actualidad se han creado en las zonas de las empresas y a los inversionistas nacionales y extranjeros que han invertido, arriesgan sus capitales confiados en la seguridad jurídica que les ofrece el país.

La Asociación de Productores de Cemento señaló que no se opone a la Ley de Desarrollo Fronterizo ni a la instalación de plantas comandarías en esa región, siempre y cuando a través de ese instrumento no se alteren las reglas de juego establecidas en el referido sector y se opere bajo un marco de igualdad de condiciones.