Piden mayor seguridad y medidas contra la violencia

El Consejo Nacional del Comercio en Provisiones (CNCP) afirmó que la delincuencia está golpeando fuertemente a ese sector y pidieron al Gobierno tomar acciones más enégicas para contrarrestar este problema en especial porque se acerca el pago del doble sueldo a los empleados.

El presidente de la entidad, Jorge Jerez, destacó que los delincuentes saben que pronto habrá más dinero en la calle y están ansiosos de que llegue ese día, pero los robos y asaltos deben ser atacados con acciones concretas por los organismos de seguridad ciudadana nacional.

Expuso que muchos de los asociados del CNCP han sido afectados por actos delictivos, en especial en épocas navideñas. Dijo que el nivel de la delincuencia los obliga en Navidad a contratar vigilantes por más tiempo, lo que significa un costo adicional al comercio, que incluso muchos no pueden pagar.

“El problema viene por la falta de educación, la falta de oportunidad y el alto desempleo, eso es lo que lleva a más delincuencia”, dijo Jerez durante una visita al HOY junto a los directivos del CNCP, Marino Calderón, Alberto Leroux, Luis Manuel Méndez e Iván Batista.

Méndez destacó que hay en las calles muchos militares en las principales avenidas; sin embargo, criticó que estos no estén dentro de los barrios donde ocurren los mayores actos delictivos. Llamó a que los programas “Vivir Tranquilo” y los militares en las calles sean evaluados para analizar si están generando los resultados deseados.

Dijo que el temor con el que los comerciantes viven hoy día los lleva cada vez más a invertir en cámaras de seguridad, e inclusive tener costosas estructuras de hierro en sus establecimientos, buscando reducir los riesgos de que la delincuencia se apropie de su capital de trabajo y evitar que también les quiten la vida.

Los directivos del CNCP, que agrupa a 71 asociaciones a nivel nacional, cada una con un promedio de cien miembros, también hicieron un llamado a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) a que sostenga encuentros con los comerciantes para explicar la aplicación de las impresoras fiscales.

En otro orden, los miembro de la entidad expusieron que el 2012 fue un año difícil para el comercio porque se aumentaron los impuestos a productos alimenticios y se le impusieron a otros que estaban exentos, lo que siente ha llevado a una disminución de la ventas de los mismos por el orden de un 15%.