Piden Papa tienda mano por millones inmigrantes

Papa Francisco ve a Fidel

Washington. EFE. Después de un peregrinaje de cien millas, cien mujeres llegaron ayer a Washington al grito de “¡sí se puede!” y con decenas de pancartas de colores, en las que pidieron al papa Francisco que “toque el corazón” de EEUU y tienda su mano a los millones de inmigrantes indocumentados del país.

“Este peregrinaje es como el que hacemos todos los inmigrantes indocumentados para llegar a EEUU. Es un camino de pérdida y esperanza”, relató a Efe la mexicana Juana Flores, una de las peregrinas que arribó a la iglesia católica de Plymouth, en Washington, en coincidencia con la llegada del papa Francisco.

La recepción de las mujeres ante dicho templo se convirtió en una fiesta con abrazos, besos, gritos de alegría y cánticos religiosos, que se mezclaron con algunos himnos de los trabajadores del campo, como “De colores”, y estandartes de tela de color azul celeste en donde brillaban frases del papa Francisco. “A la globalización de la migración hay que responder con la globalización de la caridad y la cooperación”, rezaba uno de los estandartes, que se hacía eco de un mensaje escrito por el papa en 2014 con ocasión de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que se celebra en enero.