Piden respetar área verde

http://hoy.com.do/image/article/105/460x390/0/D20D4578-911C-4E35-848B-AF1B0DC79140.jpeg

POR ELIAS RUIZ MATUK
La Junta de Vecinos de Los Cacicazgos, Incorporados, denunció ayer que desde el año 2004 ese organismo advierte al Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), que es área verde el edificio de 17  apartamentos que construye la compañía Caribbean Construction Management, en la avenida Anacaona, sector Los Cacicazgos, denominado “Ocean Tower”.

La presidenta de la junta de vecinos, Rita Espaillat de Valdez, quien visitó al director de este diario, Mario Alvarez Dugan, junto a otros miembros y asesores técnicos, negó que esa   organización comunitaria haya hecho la denuncia como forma de chantaje o extorsión, “porque no queremos dinero, sino que se respete el área verde como patrimonio público y el espacio vuelva a su estado natural”.

Espaillat de Valdez salió al frente a las declaraciones del presidente del Colegio Dominicano de Ingeniero y Arquitectos (CODIA), Teodoro Tejada, quien dijo en unas declaraciones vertidas a este diario, en la sección de Economía, que “muchas juntas de vecinos han vivido bajo un chantaje, porque es que en esos grupos hay gente que hace mucha bulla, que se cree que es líder comunitario y que no quieren trabajar, sino vivir de la extorsión”.

Afirmó que actualmente la Junta de Vecinos de los Cacicazgos incorporada mediante el Decreto número 968 de fecha 22 de abril del año 1983 sometió una instancia ante el Tribunal de Tierras, por lo que serán los tribunales de la República que decidirán el destino final de esta área.

Además de la señora Espaillat de Valdez, quien dijo tener 28 años residiendo en Los Cacicazgos, visitaron al director de este diario, Juan Ortiz; vocal, quien tiene nueve años como residente; Miriam Valdez de Velásquez, ex presidenta de la Junta de Vecinos y 29 años viviendo en Los Cacicazgos; Vanessa Dihmes, abogado y miembro de la Junta de Vecinos; Angelita de Pimentel, residente y miembro de la Junta de Vecino; Juan Bautista Pérez y Pérez miembro y Luis Guzmán, arquitecto y asesor técnico y urbanístico.

En un documento entregado a Alvarez Dugan, la Junta de Vecinos afirma que desde la fundación de la urbanización Los Cacicazgos en el año 1971, el espacio donde se construye dicha torre había sido respetado, tratado y consignado como área verde y permanecía intacta como tal “hasta que en enero de 2002 la Administración General de Bienes Nacionales decidió venderla a un particular, identificándola indebida y únicamente como porción de terreno”.

Expresa además, la misiva que la Junta de Vecinos de Los Cacicazgos y los vecinos han reclamado por las “vías institucionales que la ley pone a su alcance”, la vuelta a la regularización de una transacción inmobiliaria y un proyecto residencial que “desde su origen ha recaído sobre un bien público”. La señora Espaillat de Valdez mostró, además, varios documentos como son la constancia de una compañía encargada por el Estado Dominicano “URVES, C. X A.”, que certifica como área verde la porción de terreno vendido por la Administración General de Bienes Nacionales.

Asimismo mostraron una certificación del Consultor Jurídico del ADN, que anexa el informe de la Unidad de Gestiones Inmobiliarias del Ayuntamiento del Distrito Nacional, adscrita a esa Consultoría Jurídica, donde, según expresa el documento, “el propio Ayuntamiento da constancia de que dicha porción de terreno es un área verde” perteneciente a Los Cacicazgos.

Según la señora Espaillat de Valdez al momento en que Tejada emitió las declaraciones a HOY, contaba con ese informe.

Otro documento mostrado por la Junta de Vecinos es el plano de “Planeamiento Urbano Integral” de la Dirección General de Bienes Nacionales, donde la simbología indica que la referida “porción de terreno”, está comprendida dentro de los “espacios ambientales”. Así como copia del “acta de comprobación de infracciones del ADN, levantada por el inspector, Osnordo Lugo, en fecha 18 de abril, del año 2006, que ordena la paralización del los trabajos.

Según Espaillat de Valdez, a pesar de que el organismo en cuestión ordenó la paralización de los trabajos, “el edificio nunca se ha parado de construir”.

La Junta de Vecinos también mostró un informe técnico elaborado por el arquitecto Luis Guzmán, asesor Técnico y Urbanístico, sobre lo que consideran “irregularidades advertidas en la venta, desarrollo y construcción del proyecto Ocean Tower”.