Piqué acata la condena y paga multa de 10, 500 euros por increpar a guardias urbanos

Gerard Piqué

Barcelona. El futbolista del Barcelona, Gerard Piqué, ha acatado la condena por increpar a dos agentes de la Guardia Urbana que habían multado a su hermano y ha pagado ya la sanción de 10.500 euros que le impuso la juez, sin recurrir la sentencia.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, Piqué fue condenado por el juzgado de instrucción número 5 de Barcelona a una multa de 10.500 euros por una falta contra el orden público por ofensa a los agentes de la autoridad en una sentencia que era recurrible, pero que el futbolista ha decidido acatar.

La sentencia, que se podía impugnar ante la Audiencia de Barcelona, obligaba al futbolista a abonar la multa en un plazo de siete días desde que el fallo fuera firme ya que, de lo contrario, se exponía a un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas.

En vez de recurrir en el plazo previsto la sentencia, el futbolista ha decidido pagar la multa, que la magistrada fijó en 10.500 euros, como solicitaba la acusación particular ejercida por los agentes, en vez de los 900 que proponía la Fiscalía, al tener en cuenta el salario de Gerard Piqué, no inferior a seis millones de euros anuales.