Pitchers tiran con cautela a Vladimir Jr.

Toronto Blue Jays' Vladimir Guerrero Jr. strikes out against Minnesota Twins starting pitcher Jose Berrios during the second inning of a baseball game in Toronto, Tuesday, May 7, 2019. (Fred Thornhill/The Canadian Press via AP)
Toronto Blue Jays' Vladimir Guerrero Jr. strikes out against Minnesota Twins starting pitcher Jose Berrios during the second inning of a baseball game in Toronto, Tuesday, May 7, 2019. (Fred Thornhill/The Canadian Press via AP)

Hay varios casos de peloteros que vale la pena analizar con calma.
Caso 1: Vladirmir Guerrero.
El doble de Guerrero el domingo fue su primer extrabase desde su primer hit el 26 de abril.
Batear en las Grandes Ligas no es fácil, te llames como te llames Vladimir Guerrero.
Por ahora, pareciera que toda la parafernalia que se creó a su alrededor afectó a Guerrero. No, no se trata de cómo él ha enfrentado el reto. El asunto es cómo los lanzadores lo están trabajando. Antes de iniciar la jornada del domingo, Guerrero estaba viendo el menor porcentaje de pitcheos en la zona entre todos los jugadores con al menos 40 visitas al plato esta temporada.
Éste no es un ajuste ordinario. A largo plazo, tengo que reconocer algunos miedos sobre su cuerpo (que lo sacaran por un corredor emergente después de su primer hit dice mucho). Pero un slump para empezar su carrera no es gran cosa.
¡Bryce Harper está en un bajón! La luna de miel de Harper duró 10 días. En ese lapso, se puso esos horribles zapatos del Phillie Phanatic y dio un palo de 465 pies para su primer jonrón con los Filis.

Pero desde el 10 de abril, tiene de 111-21 con sólo 10 extrabases. Viene escuchando algunos silbidos del público y su compañero Jake Arrieta lo criticó por ser expulsado de un juego.

Harper siempre ha sido un bateador de rachas, es cierto, y es posible que en cualquier momento vuelva a despegar. Pero también es verdad que el año pasado dejó topes personales en tasa de pitcheos abanicados (31.6%) y ponches (24.3%), y ambos números han vuelto a subir (34.6 y 29.2 %, respectivamente). Entonces, tampoco se puede decir a la ligera que sea un mal momento del que ya saldrá.

¡Joey Votto está bateando .206! Debido a sus estándares tan altos, la temporada del 2018 de Votto (.284/.417/.419 slash) fue un “mal” año. “No puedes tener dos años malos”, me dijo Votto está primavera. “De ser así, eso es lo que eres”.

¿Ese es Votto?. Ha vuelto a bajar en el 2019, con una línea de .206/.325/.338 tras 38 juegos. Ha bateado sólo 15 jonrones desde que inició el 2018. Tiene 35 años y su tasa de pitcheos abanicados es la más alta para él en cuatro años. Ha tenido arranques lentos antes, pero incluso sus defensores más acérrimos tienen que estar nerviosos.