Pittsburgh no se hace muchas ilusiones

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/2763E0EC-B612-4594-81F5-5A84CCBBF8AA.jpeg

PITTSBURGH, (AP).- Los Piratas llevan 11 temporadas consecutivas con saldo negativo y todo indica que la número 12 está a la vuelta de la esquina.

Desde que Barry Bonds se fue de Pittsburgh tras la temporada de 1992, los Piratas han fallado una y otra vez en sus intentos de renovarse.

Pittsburgh no se hace muchas ilusiones en la Central de la Liga Nacional, una división que se asoma como una de las más fuertes de las mayores, con los Cachorros, Astros y Cardenales dictando la pauta.

Los directivos decidieron reducir en 15 millones de dólares la nómina tras una temporada en la que el equipo de Lloyd McLendon completó una marca de 75-87, suficiente para un cuarto lugar. Reggie Sanders, Matt Stairs y el dominicano Julián Tavárez fueron dejados en libertad. Brian Giles y Kenny Lofton fueron transferidos a mitad de año a los Padres y Cachorros, respectivamente.

La del jardinero Raúl Mondesí fue la única contratación importante durante el receso. Con una escasez de bateadores de largo metraje, este equipo se verá figurillas para fabricar carreras. La rotación podría impresionar con los derechos Kip Wells (10-9, 3.28 de efectividad), Josh Fogg (10-9, 5.26) y si Kris Benson (5-9, 4.97) se ha recuperado plenamente de la operación en el codo en el 2002.

El mexicano Oliver Pérez (4-10, 5.51) es un zurdo que vino en el cambio con los Padres por Padres. Pérez es dueño de recta venenosa sobre las 90 millas de hora, pero su gran enemigo es el descontrol. Rick Reed (6-12, 5.07), quien viene de lanzar con los Mellizos, llevaba las de ganar para ser el quinto sobre el prospecto Ryan Vogelsong (2-2, 6.55). El dominicano José Mesa tratará de reverdecer laureles como cerrador tras irse de Filadelfia por la puerta de atrás. Mesa sumó 24 rescates y su efectividad fue un elevado 6.52, y cada salida suya no era apta para cardíacos. El hombre clave en el ataque será el dominicano Mondesí (272, 24 jonrones y 71 impulsadas). Sin pena ni gloria con los Yanquis y Diamondbacks, el jardinero derecho se encuentra ahora con un equipo de perfil más discreto, algo que podría servirle para relanzar su carrera.

Pittsburgh intentó en vano de desprenderse de su receptor Jason Kendall (325, 6, 58), quien es la excepción a la regla con su salario de 8 millones de dólares y uno de los pocos veteranos que quedan. Los demás son muchachos que apenas empiezan a abrirse paso, algunas con muy buen futuro. Uno de ellos es el jardinero central Tike Redman (.330, 3, 19), quien lo hizo más que bien al reemplazar a Lofton. Jason Bay, un muchacho con 30 juegos de experiencia en las mayores y otro de las fichas que vinieron dentro del canje por Giles, parte como el guardabosque izquierdo.

Randall Simon (276, 16, 72) vuelve a la inicial tras un breve paso con los Cachorros, y ahora se proyecta como el cuarto en el orden al bate. La situación en la intermedia es menos clara. Bobby Hill, un prospecto que no pudo dar la talla con los Cachorros, y el novato venezolano José Castillo se han venido disputando la titularidad. Jack Wilson (262, 18, 48) entra a su cuarta campaña como el encargado del campacorto. Habilidoso en el fildeo, Wilson tiene mediano poder con el madero y el año pasado llegó a producir más carreras que Kendall. Chris Stynes (262, 11, 48) tuvo que decirle adiós a Colorado, cuando los Rockies decidieron contratar al mexicano Vinny Castilla. Apenas uno de sus 11 jonrones fueron en partidos como visitantes y los confines del estadio PNC Park no son tan amigables para un bateador derecho como lo es el Coors Field.