Placido Domingo, una voz de oro por la que los años pasan de largo      

Placido Domingo, una voz de oro por la que los años pasan de largo      

Placido Domingo durante el concierto (Fuente externa)

Marbella. El tenor internacional Plácido Domingo, que en enero cumplió 81 años, ha regresado por segundo año consecutivo al escenario de Starlite Marbella (Málaga, sur), y ante un público entusiasta, al que ha puesto en pie en varias ocasiones, ha demostrado que cuenta con una de esas voces privilegiadas por las que los años pasan de largo.  

Acompañado por la Orquesta Sinfónica de Málaga, en esta ocasión ha actuado junto a la soprano guipuzcoana Ainhoa Arteta, a quien problemas de salud impidieron cantar el año pasado en el escenario marbellí y a quien con gran maestría sustituyó la madrileña Saioa Hernández.

Impulsor del popular género de la Zarzuela, el cantante ha ofrecido un concierto con un marcado acento español en el que ha interpretado, entre otros, “En mi tierra extremeña” de la zarzuela “Luisa Fernanda” (Federico Moreno Torroba) y “¿Me llamabas, Rafaeliyo?” de “El Gato Montes” (Manuel Penella).  

Considerado uno de los artistas más destacados del panorama operístico del siglo XX y pionero del “cross-over”, ha incluido también en su repertorio para esta velada musical en el auditorio de La Cantera de Nagüeles, “Calle el labio” de la versión española de la opereta “La viuda alegre” del compositor astro-húngaro Franz Lehár”.  

Entre las sorpresas que deparó la noche, la sentida interpretación que Ainhoa Arteta realizó con el maestro Andrés Pino a la guitarra de “Alfonsina y el mar”, la primera canción que recordaba haber cantado de niña, según confesó la guipuzcoana, y cuyo solo anuncio hizo suspirar al público al unísono.  

Lee más: Plácido Domingo: «Nunca abusé de nadie, lo repetiré mientras viva»

Ya en la recta final del concierto, Plácido Domingo optó por cantar el popular pasodoble del autor cordobés Carlos Castellano, homenaje al pintor también cordobés Julio Romero de Torres, “La morena de mi copla” y junto a Ainhoa Arteta y Marta Sánchez, “Bésame Mucho”, de la mexicana Consuelo Velázquez.

El cierre del concierto vino, al igual que el año pasado, de la mano del himno de España de Marta Sánchez, que el tenor y la soprano interpretaron junto a la popular cantante y que arrancó los aplausos y vítores de un emocionado auditorio.  

Tras este, el madrileño ofrecerá un concierto el próximo 17 de julio en el marco del “Universal Music Festival” junto a la soprano Sonya Yoncheva en el Teatro Real de Madrid y esta será la primera vez que actúe en este escenario tras las acusaciones por supuesto acoso sexual, aunque en 2021 recogió en él el título de “Embajador Honorario del Patrimonio Mundial de España».  

Lejos quedaban en la memoria de los presentes este lunes en Starlite el escándalo del acoso que mantuvo al artista alejado durante meses de los escenarios nacionales ya que él mismo cancelaba en mayo de 2020 todas sus representaciones previstas en España.  

Actuaciones que reanudó en 2021 en el Auditorio Nacional, donde cantó en una gala benéfica, y en Starlite, donde contó entre el público con el expresidente del gobierno, José María Aznar, y su mujer, Ana Botella; la exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; o la modelo argentina, Valeria Mazza.

En esta ocasión en un auditorio lleno solo a medias, la actriz asturiana Blanca Romero, la escritora catalana Fiona Ferrer, la mujer del empresario Pedro Trapote, Begoña García Vaquero o la empresaria de origen húngaro afincada en Marbella, Kristina Szekely.