Plan construcción del INVI supera presupuesto 2017

16_02_2017 HOY_JUEVES_160217_ El País6-7 A

El Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) tiene programado construir en este año 1,450 unidades habitacionales, hacer cambios de pisos de tierra a cemento en 12,500 viviendas, mejorar la estructura de otras 45,000 e instalar 15,000 letrinas en igual cantidad de casas, para lo cual demanda un presupuesto que asciende a RD$4,840,245,000.00.
La información la ofreció el ingeniero Mayobanex Escoto, director de la institución, quien tendría que hacer magia para alcanzar esa meta pues el presupuesto asignado para este año es de RD$500 millones, de los cuales RD$315 millones corresponden al pago de nómina y RD$185 para obras.

“Esos fondos todavía no han sido localizados para fines de hacer la inversión”, dijo Escoto al destacar que también tienen en carpeta concluir un proyecto que ejecutaba el Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (Inabima), entidad que no tiene recursos para terminarlo, así como otro iniciado por Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre), en la gestión del general (r) Radhamés Zorrilla Ozuna.
Escoto ofreció las declaraciones en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde acudió en compañía de Yanira Agramonte, subdirectora administrativa; Juan Carlos Segura, subdirector social y Bernardo Jiménez, consultor jurídico.
Alta morosidad. A los déficits presupuestarios del INVI también se le suma sus escasos cobros, pues el índice de morosidad en todo el país es de 90%.
Esa morosidad incluye apartamentos y casas destinadas a familias pobres y de clases sociales media y media alta, según explicó el funcionario.
En ese sentido citó el caso de los apartamentos construidos en el ensanche La Fe, en Santo Domingo, donde la tasa de morosidad es de 70% a pesar de que las cuotas que se pagan ascienden a RD$11,000.
“Se supone que ahí no viven pobres, porque esos apartamentos estaban destinados a personas de clase media. Por eso instruimos a la consultoría jurídica a notificar a esos ciudadanos que tienen un inmueble y no pagan, no sea que se les haya olvidado”.
Esa situación la atribuye Escoto a la idea que persiste entre los dominicanos de que todas las viviendas que construye el Gobierno son gratuitas.
Situaciones similares ocurren en los residenciales de la avenida José Contreras, construidos en el último Gobierno de Joaquín Balaguer, y hasta en los edificios de Los Jardines del Embajador, levantados en el primer período gubernamental del referido expresidente.

La cartera de préstamos del INVI es de RD$1,600 millones, y apenas se cobraban RD$4.0 millones a la llegada de Escoto al cargo en septiembre de 2016.
“Eso nos obligó a crear un sistema de cobro intensivo, y además darles facilidades a nuestros clientes para que paguen en el Banco de Reservas, y eso nos ha permitido recuperar una gran cantidad de dinero.
“En la gestión nuestra esas cobranzas ya alcanzan los RD$16.0 millones”, afirmó al destacar que la tasa de interés del INVI es de un 2.86%.

A Escoto se le planteó que la oferta que hace anualmente el INVI de reducir las moras a cambio de que se pague el capital, se puede convertir en un estímulo al impago.
En ese sentido respondió que “lo que se rebaja es la morosidad, no el capital, es una política que hemos encontrado para que el cliente se ponga al día, y cuando se ofrece esa alternativa las recaudaciones se disparan”.

Si no pagan no hay títulos. Escoto explicó que una de las dificultades que tienen los adquierentes que no pagan es que no pueden conseguir sus títulos de propiedad.
A partir de esa realidad, el INVI inició una campaña para animar a la gente a que pague sus deudas a los fines de recibir sus títulos definitivos.
“Ya le informamos al señor presidente que tenemos 400 títulos listos para entregarlos cuando él entienda de lugar, cosa que no se hacía desde hace años”.
En ese sentido explicó además que la falta de titulación no se debía únicamente a la falta de pago, sino a los procedimientos burocráticos en los casos de adquirientes que ya tenían sus deudas saldadas.
Con relación a los que no realicen los pagos correspondientes, dijo que se creó una comisión de juristas “porque tenemos muchas dificultades, ya que hay apartamentos que han sido asignados a tres ciudadanos diferentes, o que alguien lo cedió a un familiar que tiene más de 12 años habitándolo”
La realidad financiera de la vivienda. Escoto afirmó que los pasados administradores del INVI cometieron un error recurrente, el de no registrar la realidad financiera de la vivienda respecto a las donadas y las vendidas.
“Si a usted se le donó debieron asentarlo como una donación, y no como una venta”, dijo al destacar los problemas que acarrea esa situación.