Plan para evaluar democracias levanta
polémica en OEA

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/1DCC9F35-C19D-4243-B598-A6F8257F5A52.jpeg

WASHINGTON (AFP).- La propuesta de crear un grupo de monitoreo o evaluación de la democracia en Latinoamérica despierta polémica en la OEA, donde varios países rechazan la idea de un “tribunal inquisidor” que invada su soberanía. Panamá decidió el martes a último momento retirar de la agenda del Consejo permanente su proyecto para crear un “grupo de análisis y acciones preventivas” de “situaciones que pudieran afectar el desarrollo político institucional democrático o el legítimo ejercicio del poder en los Estados miembros”.

El embajador panameño, Arístides Royo, explicó que el proyecto fue retirado debido a “alguna mala interpretación” y a fin de analizarlo con más tiempo.

“Se trata de crear una especie de ‘tribunal de inquisición’ de la democracia, una especie de ‘Torquemadas’ de la democracia”, dijo a periodistas el embajador venezolano, Jorge Valero, consultado sobre el proyecto de Panamá y sobre una idea similar de Estados Unidos de crear un grupo de monitoreo de las instituciones en la región.

“Venezuela lo rechaza en forma absoluta, y ningún país soberano (…) va a aceptar que unos auditores externos a la democracia vengan a decirle ‘ustedes se están portando mal'”, afirmó.

Brasil, Argentina, México y Uruguay, entre otros, se oponen también a cualquier mecanismo de evaluación multilateral de las democracias americanas, dijo a la AFP un embajador sudamericano que pidió el anonimato.

“No podemos estar en el micro-manejo de la democracia en cada país. Es forzar la letra de la Carta Democrática Interamericana. Es una idea colonial, del siglo XIX, y significa una ruptura del principio de la igualdad soberana”, aseguró.

Royo explicó no obstante a periodistas que su propósito no es crear una especie de Consejo de Seguridad dentro de la OEA, tal como le indicó un colega, ni afectar la soberanía de ningún país, “sino solamente conocer las situaciones antes de que se produzcan” para poder enfrentarlas mejor.

El embajador panameño explicó que su propuesta se basa en declaraciones del secretario general electo de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, que reclama un papel más activo del Consejo permanente de la institución.

La propuesta será revisada para “incluir allí el deseo de los países que se hagan las visitas, y que el grupo sea más abierto, que no sea solamente un tema de la presidencia del Consejo permanente”, apuntó.

La semana pasada, los miembros de la OEA ya rechazaron incluir la creación de un grupo de monitoreo de la democracia en Ecuador, apoyada por Estados Unidos y Perú, en una resolución de apoyo al nuevo gobierno del país andino.

Estados Unidos impulsa la creación de un grupo de monitoreo de la democracia dentro de la OEA, pero no ha presentado aún ningún proyecto oficial sobre el tema. Consultado por la AFP, el embajador estadounidense John Maisto evitó comentar la propuesta panameña.

“Estados Unidos piensa que todos los países del continente necesitan ayudarse mutuamente a cumplir con los estándares y requerimientos de la Carta Democrática”, se limitó a afirmar el lunes Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado.

“Yo no consulté con Estados Unidos, la verdad es que no consulté con ningún país. No he tenido tiempo”, indicó por su lado el embajador panameño.

Fuentes diplomáticas sudamericanas aseguran que Washington impulsa el tema sobre todo para vigilar a Venezuela, y que posiblemente lo plantee en la asamblea general anual de la OEA, que tendrá lugar del 4 al 7 de junio en Ft. Lauderdale (Florida, sureste).

“Claro que va para Venezuela, pero nosotros nos oponemos por una cuestión de principio. La OEA no es un órgano supranacional donde haya observación mutua”, dijeron.