Plan seguridad ciudadana

El Presidente Danilo Medina, conforme anuncio previo, expuso, el 20 de este mes,  el Plan de Seguridad Ciudadana que considero renco, frágil, inconsistente, pero que puede, como la carga de las bestias, acotejarse en el proceso de la marcha.

Conforme el  gobernante encareció la colaboración de sus paisanos para la ejecución y éxito de este proyecto vital que concierne a todos los ciudadanos, al sector productivo, industrias, bancos, comercio, hacendados y turismo, expongo los lineamientos que considero básicos para coronar este plan.

Una vez más reiteraré que para ejecutar un Plan Maestro de Seguridad Ciudadana que comprenda a todos, el primer paso es reformar la Ley 36 sobre Porte y Tenencia de Armas de Fuego, de manera que en lo sucesivo solo se permita la tenencia y no el porte  absolutamente a nadie, y penalizar con dos años de prisión y cien mil pesos de multa a quien se sorprenda portando un arma de fuego en las calles o fuera del hogar, negocio  o finca.

Conformar un Plan de Asistencia Barrial integrado por una unidad donde funcione  Inespre, Promese, Salud Pública, Conep, Asociación de Industrias, Ministerio de Trabajo, directivos barriales, diseñando un plan maestro de asistencia social integral.

Ninguno de esos dos temas fueron abordados por el presidente Medina ni por el Ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, sino que los dos se decantaron  por las ramas,  no el tronco, y aludieron el retorno de seis mil policías y otra cantidad igual de guardias que llevan los hijos de generales y coroneles a clases, acompañar a las esposas de estos jerarcas a los mall, subir los sueldos a policías y aumentar el patrullaje, regularizar el desorden de 600 mil motoconchistas muchos de los cuales se prestan a delinquir, y todo un repertorio de viejas perogrulladas que poco contribuyen al éxito de lo que se propone.