Plan sobre la mujer se iniciará en abril; beneficiará a 1,670

e2

El viceministro de Fomento a la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria y Comercio, Ignacio Méndez, anunció ayer que iniciará en abril el Programa de Empresarialidad Femenina, que pretende impactar 1,670 mujeres empresarias y emprendedoras.

Precisó que ese programa pretende potenciar el crecimiento económico a través del empoderamiento de las mujeres como agentes vitales de la economía, además de promover y fortalecer la cultura emprendedora.

Al disertar en el desayuno empresarial “Mujeres empresarias: retos y desafíos en la República Dominicana”, organizado por la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo, Méndez dijo que el plan busca capacitar a 300 empresarias.

El Programa de Empresarialidad Femenina, dijo, está alineado a la Estrategia Nacional de Desarrollo y a la Estrategia Integral de Apoyo a las Mipyme.

Las mujeres lideran el 56% de las microempresas del país con local fijo, el 22% de las microempresas móviles, 10% de los negocios agropecuarios y ninguna representación en la pesca y minería, dijo.

Agregó que la alta proporción de microempresarias con local fijo es entendible por el hecho de que estas son mayormente propietarias de negocios dedicados a la peluquería y la belleza.

En el desayuno intervinieron, además, María Victoria Menicucci, expresidenta de la Cámara de Comercio y Producción de Santiago; Steven Puig, gerente general del banco BHD-León. Las palabras de clausura fueron pronunciadas por Alejandrina Germán, ministra de la Mujer.

Méndez dijo que las microempresas de mujeres presentan menores niveles de ventas que sus contrapartes manejadas por hombres en todas la categorías de unidades productivas.

En tanto, Minicucci consideró que los cambios en el mundo laboral constituyen oportunidades para las mujeres.

Cree que el mundo virtual permitirá en el futuro que las mujeres puedan ser más productivas económicamente y cumplir, a su vez, con sus compromisos en el hogar. Dijo que se necesita un sector empresarial empoderado para lograr los cambios indispensables que encaminen al país por la ruta del progreso.