Plantas para pequeños espacios

2C_¡Vivir!_11_34,p03

Hay que llenar el espacio de luz y las plantas son uno de los ejes sobre los que se sustenta esa idea. Tener poco espacio no limita las posibilidades de tener plantas en nuestro hogar, aunque sea colgadas del techo, para que crezcan a sus anchas.
La diseñadora de jardines Philippa Pearson apuesta por ello en su libro “Grandes ideas para espacios pequeños”, donde explica cómo decorar con plantas, haciendo composiciones florales e incluso cómo cultivar hortalizas en casa.
Las plantas maximizan el espacio. “Decorar con plantas en casa es una manera de maximizar el espacio, de animarlo”, comenta Pearson en su libro, que apuesta por el cultivo en miniatura y por crear “jardines en el aire” o en la pared.
Su primera propuesta consiste en elegir un estilo propio acorde a los cuidados y el espacio para poder así elegir las plantas de una manera vital, según las condiciones a las que se enfrentan”, para que sobrevivan. Lo ideal es decantarse por plantas pensadas para espacios pequeños, y hay muchas versiones de plantas de tamaño reducido, idénticas a sus hermanas mayores.
Muchas plantas de diferentes flores, hojas y aromas, pueden crecer en espacios pequeños, hasta una lata de bonito o de tuna puede convertirse en el recipiente ideal para albergar un par de cactus, una manera de aunar creatividad a un proyecto de vida para disfrutar de un toque mexicano sin salir del jardín.
Sencillas propuestas como macetas. Unos sencillos vasos de plástico son perfectos para cultivar una colección de brotes nutritivos como remolacha, mostaza parda o acelga suiza, explica Pearson. “Lo mejor es sembrar las semillas a finales de primavera o principios del otoño, momento en el que germinan con rapidez”.
Pero si algo tan básico como reciclar un vaso de plástico en maceta es posible, también lo es reconvertir un escurridor “vintage” de latón donde plantar lechuga todo el año, desde primavera hasta bien entrado el otoño y utilizar distintas variedades estacionales con las que dar color sobre cualquier mesa.
La especialista explica que puede devolver la vida a un marco viejo creando bolsitas de plantas y llenándolas de fresas o de cualquier otra planta.
Los cuadros vivos son una de las mejores opciones para conseguir tener plantas en casa sin que ocupen mucho espacio.
“Son fáciles de cuidar y una vez enraizadas, pueden crecer en vertical sin ningún problema”, comenta la diseñadora de jardines, que recomienda utilizar esquejes pequeños retoños de suculentas.
“Las plantas se enraizarán con rapidez, pero tardarán de cuatro a seis meses en llenar el marco y cubrirlo por completo”, añade. También resalta que hay que evitar plantar en invierno, porque esa es una época en la que las suculentas están inactivas.
Según su experiencia, aconseja recortar los tallos secos en la base y retirar las plantas muertas antes del inverno, o podrían atraer enfermedades.
Cuadros colgantes. Las opciones que plantea Phillippa Pearson para configurar este tipo de propuestas son variadas, y añade “un cuadro tela de araña” con plantas que parezcan flotar en suspensión.
Las plantas aéreas desarrollan raíces cortas, ideales para mantenerlas en el interior de la vivienda, con calor, pero sin luz directa.
En su libro, Pearson nos hace abrir la mente hacia el mundo de la jardinería con propuestas fáciles y divertidas, sin gastar mucho dinero. Una escalera en desuso puede ser el lugar ideal para albergar tiestos de diferentes tamaños sobre los escalones.
Una papelera antigua de metal, o cajones de armarios se convierten en excelentes recipientes, además de cestas de mimbre que no se usan, o tazas que ya no tienen compañeras.