Plantean dinamitar los hoteles de Playa Dorada

http://hoy.com.do/image/article/674/460x390/0/8F853DF5-500B-40E4-BDDE-DDAEFF5B812A.jpeg

Puerto Plata.  Empresarios dominicanos y hoteleros extranjeros consideran que el complejo hotelero de Playa Dorada, en  esta provincia,  debe ser dinamitado, como ocurre con algunos hoteles en Las Vegas, Estados Unidos, para comenzar en cero el relanzamiento del destino turístico de esta zona.

La revelación  fue hecha  por el ex presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), doctor Enrique de Marchena Kaluche, al ofrecer una  conferencia en el hotel Gran Ventana, de Playa Dorada.

“Quiero decirles que esta es una expresión que he escuchado, tanto en boca de empresarios dominicanos, como de grandes hoteleros internacionales”, precisó.

“No somos tan drásticos, porque la realidad de nuestro país y de los hoteleros de Puerto Plata dice que esto sería lo óptimo, pero no es lo posible y, en consecuencia, no es lo bueno”, aclaró el veterano hotelero.

El también pasado presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo del Caribe (CHTA) manifestó que “lo que sí es cierto es que cuando pienso en Playa Dorada, con sus excepciones, algunas muy notables, pienso en lo que pasó en México con Acapulco”.

Denunció que lo primero que ocurrió en Playa Dorada fue la violación del plan de ordenamiento, en el que se violaron las densidades, y espacios vitales que estaban destinados a áreas verdes se convirtieron en hoteles, y el espacio para un centro de convenciones se usó para un centro comercial.

“En fin, fuimos nosotros quienes explotamos a Playa Dorada, le sacamos hasta el último centavo. Hemos repagado la inversión de los hoteles varias veces, aunque haya hoteleros que me discuten esto”, señaló.

Expuso que varios hoteles se vendieron y ahora nadie se atreve a hacer lo que corresponde, que es demoler algunos y construir nuevos hoteles con una planta física adecuada a los gustos y exigencias del viajero del siglo XXI.

Indicó que otros hoteles podrían ser remodelados, pero  “en lo que se está es en sacarle hasta el último centavo al que otrora fuera el gran complejo turístico”.