Plantean problemas exportaciones

Los problemas que afectan al aparato productivo nacional y la forma de enfrentarlo fueron planteados esta semana por la presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (ANJE), Marisol Vicens, quien reiteró la necesidad de restablecer la confianza en el manejo de la economía.

De su lado, el industrial Richard Arostegui, ex presidente de la Asociación de Industrias de la República (AIRD), alertó sobre los efectos que tendrá en las exportaciones de productos industrializados, el aumento de la carga impositiva a los sectores productivos.

Vicens fue la oradora invitada de un almuerzo organizado por la Cámara Americana de Comercio en Puerto Plata, mientras que Arostegui, externos sus opiniones en la presentación de un nuevo productos de Farco, empresa que preside.

Vicens planteó que las políticas económicas no pueden estar enfocadas a solucionar únicamente problemas coyunturales, creando parches cada día.

“Acciones como el establecimiento de impuestos y el endeudamiento local e internacional, deben ser partes de un programa de desarrollo, no para cubrir deficiencias de flujo de caja”, sostuvo.

La falta de confianza en el país se ha agravado, según las quejas de otros sectores, debido a la falta de apego de las autoridades al ordenamiento jurídico y a la repetida violación a la Constitución y las leyes.

“Es indiscutible que no sólo nuestras instituciones han sido débiles cuando se trata de imponer el respeto a nuestras leyes, sino que además, han tenido la notoria costumbre de contravenir o simplemente obviar consuetudinariamente nuestras normas legales vigentes”, dijo Vicens.

Añadió que la reiterada ocurrencia de acciones reñidas con la Constitución de la República y las leyes, es una muestra clara de la falta de institucionalidad del país y de la fragilidad del estado de derecho.

“Un país sin instituciones y un estado de derecho fuerte, será un país carente de un buen clima de inversiones, que le impedirá desarrollarse y hacerse competitivo frente a otras naciones”, indicó.

De su lado, Arostegui citó entre los factores que afectan al productor, el arancel a las maquinarias y equipos, a los insumos, el recargo cambiario, el impuesto del 2% a las importaciones, el deficiente y costoso servicio energético, la doble cotización de la seguridad social y el impuesto del 5% a las exportaciones.

Esa situación, según el industrial, disminuye la competitividad del producto local, tanto en el mercado nacional, como en el internacional, en momentos en que los productores requieren de mayores incentivos.

Dijo que si el desincentivo al productor local sigue, la producción local podría perder los mercados hasta ahora conquistados.

“Hemos atravesado por épocas muy buenas, pero también nos hemos visto en la obligación de enfrentar momentos difíciles. Los momentos actuales, con la constante amenaza de nuevos impuestos, más una devaluación de moneda persistente, presentan serios retos para cualquier empresa dominicana y especialmente a empresas manufactureras como la nuestra”, manifestó.