PN investiga asesinato de Cabrerita

POR SANTIAGO GONZÁLEZ
SANTIAGO.-
La policía depuraba ayer a varias personas a quienes detuvo para interrogarlas en relación con el asesinato a tiros del sargento mayor Ramón Darío Cabrera (Cabrerita), a quien el departamento de Asuntos Internos de la Policía investigó por el ataque a tiros cometido la noche del 29 de septiembre contra la yipeta en que viajaban el comentarista Euri Cabral y la ingeniera Mildriam Salas Reyes.

El vocero del Comando Regional Norte de la Policía, coronel Damián Arias Matos, se limitó a decir que “hay varios detenidos y los estamos depurando”.

Fuentes policiales dijeron que entre los detenidos hay varias personas relacionadas con hechos delictivos y que habían tenido enfrentamientos a tiros con el suboficial mientras se desempeñó como integrante del Departamento de Delitos Monetarios de la uniformada en esta ciudad.

El asesinato del sargento mayor ocurrió el mismo día en que fue tiroteada en esta ciudad la residencia del senador Víctor Tomás Méndez y la fuente dijo que los investigadores tratan de establecer si hay alguna relación entre ambos hechos.

Cabrerita fue detenido por oficiales de Asuntos Internos de la Policía el pasado seis de octubre y tras su detención junto a otros integrantes del equipo al que pertenecía, la Policía se limitó a decir que se trataba de asuntos internos.

Ayer el comentarista radial Euri Cabral reveló en el programa El gobierno de la Mañana que este miércoles se había presentado a la Fiscalía del Distrito Nacional y allí expresó su temor de que Cabrerita, en libertad, fuera ejecutado.

El suboficial policial era tenido aquí como integrante de un denominado “escuadrón de la muerte”, al que se le atribuye haber ultimado a decenas de sospechosos en alegados intercambios de disparos con patrullas.

De acuerdo con testigos, Cabrerita se desplazaba la noche del miércoles en el automóvil Mishibushi Lancer color verde placa A-866891 y era perseguido por tres personas a bordo de un vehículo Honda Civic color azul. El carro había sido comprado en la agencia Antonio Ochoa, donde el oficial policial habría pagado sólo seis pagarés, por lo que sus propietarios trataban de recuperarlo.

De acuerdo con las versiones, quienes ultimaron a Cabrerita hicieron unos 30 disparos al auto que conducía, le reventaron las llantas y obligaron a su detención tras lo cual uno de ellos se desmontó, se acerco al oficial y le disparó, causándole la muerte.

Otras fuentes dicen que los tres ocupantes del vehículo perseguidor dispararon sus armas.

El hecho ocurrió en una estación de combustibles de reciente apertura, ubicada en la avenida Estrella Sadhalá esquina avenida Las Colinas, en las proximidades de la empresa Baldom, cerca de la salida al noroeste.

El cuerpo del oficial asesinado presenta dos disparos en la espalda, uno en el hombro izquierdo y dos en el costado derecho y se habrían utilizados fusiles fal y pistolas calibres 45 y nueve milímetros, de acuerdo a los casquillos encontrados en el lugar.

El sargento mayor se desempeñó hasta el ocho de octubre del 2004  como miembro de la Policía, cuando fue suspendido en funciones. Era parte de los servicios especiales del departamento de Delitos Monetarios de la Dirección Cibao Central, con sede aquí y tenía apenas 29 años de edad.

Había estado 37 días bajo arresto e investigado junto a sus compañeros del equipo policial denominado “escuadrón de la muerte”, primer teniente José Miguel López (Lopesito) y uno identificado como La Cobrita.

Fue cancelado el 29 de octubre sin que fueran explicadas las razones.

El coronel Ramón Girón Alcántara, jefe de Homicidios, el jefe del Comando Cibao Central, general Tomás Antonio de la Paz Holguín y otros oficiales dirigen las investigaciones.

Anoche, 25 minutos después del hecho, en Tamboril fue encontrado el vehículo desde  el que supuestamente dispararon contra el oficial. El carro fue llevado al Departamento de Investigación de Delitos Monetarios de la Policía.

Su muerte ha generado muchos comentarios y preocupación en esta ciudad, donde se ha registrado un incremento de hechos violentos en las últimas horas.