Podríamos tener una campaña electoral como nunca antes

teofilo-quico-tabar

Muchos, incluso personas metidas de lleno en los asuntos partidarios, podrían no percatarse de que las elecciones de 2020, especialmente las presidenciales y congresuales, tendrán aspectos que la convertirían en especiales. Algo nunca visto en nuestro país. Porque aunque en otras latitudes han vivido esas experiencias, aquí será la primera vez que presenciemos una campaña electoral en la que haya candidatos postulados por más de un partido a las mismas posiciones en el Congreso, pero con diferentes candidatos a la presidencia. Lo que no deja de ser interesante. Lo explico mejor:
Como se sabe, varios partidos de oposición, incluyendo uno de los de tienen posibilidades de ganar como el PRM, que desde hace semanas escogió a Luis Abinader como su candidato presidencial, han formalizado un acuerdo político electoral en el que se establecen candidaturas comunes al Senado como a la Cámara de Diputados. En cuyo acuerdo también participa Leonel Fernández, quien salió del PLD e igualmente aspira a la Presidencia, para lo cual algunos partidos y movimientos han formalizado su inscripción como candidato presidencial.
Esto indica que de acogerse la inscripción de Leonel Fernández por parte de la Junta Central Electoral como candidato, dicho acuerdo multipartidario tendría por lo menos dos candidatos fuertes: Luis Abinader, que ya fue proclamado, y Leonel Fernández que en su condición de expresidente no deja de ser un factor importante en términos electorales.
Si ese fuese el escenario para el 2020, lógicamente refiriéndome al lado de la oposición, ya habiéndose establecido un compromiso entre dichos partidos agrupados de que los candidatos al Congreso estarán repartidos entre varias de las organizaciones, se presentará la situación de que en las diferentes provincias y en el Gran Santo Domingo, candidatos a senadores y a diputados estarán tanto en las boletas que lleven a Luis Abinader como candidato presidencial, como en las que lleven a Leonel Fernández a la misma posición.
Visto así, luce innovador y hasta estimulante. Ver que la pluralidad política es capaz de encontrar puntos de avenencia en candidaturas. Y como los aspirantes a senadores y a diputados de una localidad estarán en las diferentes boletas, tanto las que lleven a Luis Abinader como a Leonel Fernández, la campaña indudablemente será interesante. Porque dichos candidatos al Congreso de seguro que necesitarán los votos, tanto de los que están postulando a Luis como de los que están con Leonel.
Lo importante sería que lo que luce bien en las intenciones de los propulsores de dicho acuerdo se convierta en positivo en la práctica y en la campaña, y puedan cotejar los intereses de ambos candidatos presidenciales. A menos que los candidatos al Congreso actúen de forma indiferente o neutral frente a las candidaturas presidenciales. Dedicándose solo a lo suyo. Halando solamente para sus candidaturas locales. Que para evitar roces, dejen de lado las candidaturas presidenciales.
Dependiendo del dictamen de los organismos electorales, nos estamos acercando a una posible campaña distinta a las que hemos tenido. Candidatos congresuales en boletas de partidos que llevan candidatos presidenciales diferentes. Novedoso e interesante.