Policía de Chile suspende uso de escopetas anti-disturbios

An anti-government demonstrator stand in from of a police armored vehicle during protests in Santiago, Chile, Tuesday, Nov. 19, 2019. Chile has been facing weeks of unrest, triggered by a relatively minor increase in subway fares. The protests have shaken a nation noted for economic stability over the past decades, which has seen steadily declining poverty despite persistent high rates of inequality. (AP Photo/Esteban Felix)
An anti-government demonstrator stand in from of a police armored vehicle during protests in Santiago, Chile, Tuesday, Nov. 19, 2019. Chile has been facing weeks of unrest, triggered by a relatively minor increase in subway fares. The protests have shaken a nation noted for economic stability over the past decades, which has seen steadily declining poverty despite persistent high rates of inequality. (AP Photo/Esteban Felix)

El director de la policía chilena, general Mario Rozas, anunció el martes la suspensión del uso de las escopas antidisturbios que han dejado más de 200 jóvenes sin la visión en un ojo y han herido a miles más en la represión de las protestas que estallaron hace 33 días.
Rozas enfatizó que sólo podrán ser utilizadas en casos en que peligre la vida de los policías o de civiles. El general, cuestionado ampliamente por la actuación de la policía en el último mes y a quien incluso se ha pedido su renuncia, leyó un comunicado con el anuncio y no aceptó preguntas.
Explicó que la información proporcionada por el proveedor extranjero de las armas, cuyas balas de 12 milímetros al dispararse se abren en 12 perdigones de ocho milímetros y 70 gramos, no coincide con los antecedentes proporcionados el fin de semana por expertos de la Universidad de Chile y por el propio Laboratorio Criminalístico institucional. La policía aseguraba hasta el martes que se trataba de municiones de goma. Según explicó, la información del plantel universitario del laboratorio institucional muestra “diferencias con la composición declarada por el proveedor en su ficha técnica“.
Añadió que las escopetas “solo podrán ser usadas como una medida extrema y de legítima defensa” de policías y civiles, y que la medida “será revaluada una vez que tengamos en nuestro poder los resultados de los estudios complementarios que hemos solicitado en laboratorios externos de Chile y el extranjero, así como las certificaciones complementarias solicitadas al proveedor“.
Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas afirmó en su informe que “los perdigones analizados contienen un 20% de caucho y el 80% restante corresponde a otros compuestos“, que identificó como sílice, sulfato de barrio y plomo. El informe fue realizado por dos perdigones aportados por la Unidad de Trauma Ocular del Hospital Salvador, que ha atendido a la gran mayoría de jóvenes que perdieron la visión de un ojo.
El toxicólogo y académico de la Universidad de Santiago, doctor Leonel Rojo, dijo el martes que si la munición queda incrustada “puede provocar intoxicación, dolores articulares, problemas del apetito, dolores abdominales o de la cabeza o presión alta por intoxicación por plomo”. Ante innumerables denuncias de heridos por balines y perdigones, el 10 de noviembre el mismo Rozas había informado que el uso de las escopetas antidisturbios sería acotado.
Una decena de legisladores opositores de Chile presentó una Acusación Constitucional –mecanismo para vetar a un político– contra el presidente Sebastián Piñera. De prosperar, podría llevar a la destitución del mandatario.