Desalojan con gases a manifestantes que protestaban contra resultados de elecciones en Honduras

Honduras

TEGUCIGALPA. AFP. Efectivos policiales y militares de Honduras desalojaron con gases lacrimógenos a cientos de estudiantes que bloquearon hoy las calles de Tegucigalpa, desconociendo el triunfo del candidato oficialista Juan Orlando Hernández y proclamando la victoria de la candidata de izquierda Xiomara Castro en las elecciones del domingo pasado, constató la AFP.  

Unos 100 soldados y miembros de la recién creada Policía Militar reprimieron con bombas lacrimógenas y bastonazos a unos 800 estudiantes que bloqueaban el bulevar Suyapa, frente a la Universidad Nacional, en el este de la ciudad.

Tratando de escapar a los gases, los estudiantes huyeron hacia el campus universitario pero los agentes los persiguieron hasta los accesos al centro de estudios, desde donde lanzaron otra carga de gases.

“¿Por qué convocan al pueblo a elecciones si después no van a respetar los resultados? Ha habido un gran fraude”, dijo uno de los estudiantes, que se identificó como Carlos García.

“Yo estuve en una mesa de votación en el Bosque (norte) y solo estaba yo de delegado de (partido de izquierda) Libre, los demás estaban con credenciales de los demás partidos pero todos son del Partido Nacional, yo los conozco a todos porque son de mi barrio y se pusieron de acuerdo para llenar el acta a favor de Juan ‘Robando’ (Hernández)”, afirmó otro manifestante.

Hernández, del Partido Nacional (PN, derecha) se impone con 34% de los votos a Castro (29%), candidata de Libertad y Refundación (Libre) y esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya, según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) tras escrutarse el 67% de las mesas.

Tras las elecciones, los seguidores de Castro realizaron varias protestas en reclamo del triunfo.

Zelaya, derrocado por una alianza cívico-militar de derecha el 28 de junio de 2009, reiteró ante los medios de comunicación que el conteo de sufragios del TSE no corresponde a la realidad y amenazó con defender el presunto triunfo de su esposa “en las calles” si es necesario.