Política monetaria no se vuelve ineficaz si tipos son negativos

A giant logo of the Euro currency stands in front of the European Central Bank (ECB) in the banking district of Frankfurt, western Germany, on October  9, 2012.  The European Central Bank said Tuesday it will not simply print money to solve the eurozone debt crisis, but noted that Greece has made "significant" progress in tackling its deep financial problems.AFP/ JOHANNES EISELE
A giant logo of the Euro currency stands in front of the European Central Bank (ECB) in the banking district of Frankfurt, western Germany, on October 9, 2012. The European Central Bank said Tuesday it will not simply print money to solve the eurozone debt crisis, but noted that Greece has made "significant" progress in tackling its deep financial problems.AFP/ JOHANNES EISELE

Un informe del Banco Central Europeo (BCE) rompe con el dogma de que la política monetaria se vuelve ineficaz una vez que los tipos llegan a cero y, por el contrario, afirma es buena para los bancos más sólidos, a la vez que refuerza el crédito y fomenta la inversión de las empresas, asegura el documento.

El informe plantea que los bancos que quieran trasladar a los clientes el tipo negativo del 0,4% que les cobra el BCE por dejar su liquidez en sus arcas no tendrán problemas. “Es más, deberían hacerlo porque será la manera de que los efectos de la política monetaria se extiendan y porque será positivo para ellos y para la sociedad”, concluye el informe.
Los expertos del BCE han utilizado datos confidenciales de la zona euro para estudiar el efecto de los tipos negativos en la economía y, sobre todo, para analizar si el argumento de los bancos de que no pueden trasladar este coste a sus clientes es real. Su respuesta es que no hay base para ese temor.
“Los bancos pueden aplicar tipos negativos en una parte importante de sus depósitos, especialmente si tienen balances sólidos”, afirman.
Hay un motivo principal detrás de este descubrimiento. Es posible que los hogares saquen su dinero de los bancos si empiezan a cobrarles, pero las empresas «no pueden operar tan fácilmente sin depósitos». Por mucho que les cueste, seguirán dejando buena parte del dinero en los bancos. Pero lo que añade el informe es que no lo harán en uno cualquiera, sino en el de mayor confianza.
De ahí que una de las conclusiones de la investigación sea que la política de tipos negativos beneficia a los bancos más solventes. Cuando se produce este entorno, el dinero busca refugios seguros incluso aunque no sean rentables y las entidades financieras más saneadas son uno de esos puertos a los que va el dinero.
“Demostramos que los bancos sólidos están más inclinados a cobrar tipos negativos. Además, no experimentan una disminución de los depósitos incluso si lo hacen. Los depósitos aumentan en los bancos sanos”, remarca el documento de trabajo del banco central.
A partir de ahí, llegan los efectos colaterales beneficiosos.
Cobro al depósito
“Si el banco cobra por los depósitos, sus costes de financiación bajan. En consecuencia, los bancos que transfieren tipos negativos a los depositantes pueden aumentar sus préstamos”, añaden los expertos del Banco Central Europeo (BCE). Para los que temen lo que puede pasar si Draghi da otra vuelta de tuerca a los tipos que cobra a los bancos, el informe añade que «los efectos de la transmisión se hacen más fuertes a medida que los tipos se adentran en territorio negativo». Aquellos bancos que replican este esquema y cobran por los depósitos “proporcionan más crédito que otros bancos, lo que sugiere que el mecanismo de transmisión de la política monetaria no se ve obstaculizado”.