Política negativa

Es evidente que nuestras expectativas deben tomarse en cuenta, pero también es una verdad irrebatible que para una recuperación efectiva del país es necesario más elementos que el optimismo de voluntad, pues del agujero no se sale con discursos altisonantes, ni promesas que no van a mover decisiones de los agentes económicos, ya que las políticas de los discursos es la que está generando otra tormenta financiera, que puede llevarse lo poco que se ha obtenido.
Es que la tropa peledeísta, a causa de su profundo desconocimiento de la Historia (que siempre la han considerado una retranca) han partido del supuesto de que nuestro pasado fue obra de una clase media conformista. Y ésta a su vez, era producto del colonialismo español.
Ahora parece que estos ignorantes de la Historia, ante la crisis que nos ha tocado vivir y soportar, se inventan métodos y normas que están fuera del contexto universal, porque tenemos una oposición, que por parecidos efectos, perdió las elecciones y también podría perder las próximas.
Pero si siguen cometiendo las mismas políticas negativas, creyendo que podrán borrar su colección antológica de embustes, mientras insultan a los mismos empresarios que les pueden financiar sus proyectos eleccionarios. Solamente les falta responsabilicen a la oposición y a los empresarios de la infección que sufre nuestro sistema financiero y me parece que están a punto de hacerlo. Así son las políticas negativas del gobierno que nos gastamos.