Política social no ha tenido impacto positivo

POR GERMAN MARTE
A cien días del inicio de la gestión del presidente Leonel Fernández, todavía su política social no ha tenido un impacto positivo en la población, mientras que los sectores más pobres perciben que se ha restringido el circulante, afirmaron ayer los voceros de dos de las principales organizaciones populares del país.

Jesús Adón, coordinador del Consejo de Unidad Popular (CUP) y Víctor Gerónimo, del Colectivo de Organizaciones Populares, por separado, dijeron que a pesar de la baja en la cotización del dólar, la gente de los barrios sigue comprando los artículos de primera necesidad a precios altos, ya que las rebajas en algunos artículos han sido insignificantes.

Ambos dirigentes populares dijeron que si bien es cierto que  hay sectores que han recuperado la confianza en el país, con esa actitud no se compra en el colmado.

Consideran que, en sentido general, el presidente Fernández ha seguido la misma política del pasado gobierno de Hipólito Mejía, cuyos elementos fundamentales fueron la firma con el Fondo Monetario Internacional, la reforma tributaria que “viene a gravar a los sectores populares, no los ingresos de los grandes empresarios y al sector financiero”.

La situación de los barrios marginados aún no ha cambiado, coincidieron en señalar Gerónimo y Adón.

De acuerdo con el vocero del Consejo de Unidad Popular,  incluso, la situación ha empeorado para algunos sectores, pues además de que no hay dinero circulando -debido a que el gobierno ha sacado de circulación más RD$20 millones- la mayoría de los precios se mantienen altos, casi  igual que cuando la tasa estaba a RD$50 por US$1.00, y las autoridades no tienen posibilidad de garantizar que los precios bajen en la misma proporción que lo ha hecho la moneda norteamericana.

Adón sostuvo que hasta ahora la política social del gobierno no ha repercutido en la población, ya que, por ejemplo, el programa de ayuda a las familias pobres, que ahora se da con una tarjeta, apenas alcanza a una ínfima parte de la población.

 “Además de que está la amenaza del mismo gobierno de que todo el que no tenga esa  tarjetita tendrá que pagar la luz más cara, el gas sin subsidio y a esto se agrega todos elementos de inflación y reducción de la capacidad adquisitiva de los sectores populares que significa la nueva ley tributaria”, añadió.

Asimismo, el dirigente popular restó importancia al reciente aumento salarial, pues, según dijo, la cantidad de empleados que hay en el país es muy pequeña.

“Los indicadores dicen que el 60% de la economía dominicana lo mueve el sector informal. Entonces cuál ha sido el impacto de un aumento salarial de 30% cuando todos sabemos los niveles que alcanzó la inflación y que mermó la capacidad de compra de los sectores medio y bajo de la población”, se preguntó Adón.

El coordinador del CUP reiteró su propuesta de que el gobierno renegocie el pago de la deuda externa por dos años y que destine esos recursos a la creación de fondos para la pequeña y mediana empresa y para los productores agrícolas, lo que, a su juicio, se revertiría a favor de toda la población.

De su lado, el vocero del Colectivo adujo que los empresarios tienen “secuestrado” el posible beneficio que para la población, podría significar una rebaja en la tasa del dólar.

Por lo tanto, agregó, se hace necesario que el sector empresarial  ceda para que se produzca la rebaja de precios en los artículos de primera necesidad.

Añadió que en los hospitales tampoco se ha sentido mejoría en el abastecimiento y en los servicios y denunció que todavía se siguen cobrando las cuotas de recuperación.

Gerónimo dijo que además de ser insuficiente, la ayuda de RD$500 que reciben algunas familias pobres para mitigar su situación, el programa no ha arrancado realmente.

En cuanto a la educación, el dirigente popular estima que el gobierno debe aumentar considerablemente la asignación presupuestal para el año próximo, pues la educación es un elemento fundamental para enfrentar la pobreza.

Dijo que no hay dinero en la calle, “porque los están recogiendo” para pagar una mayor cuota de la deuda externa y sostuvo que la deuda externa frena la inversión social.