Políticas macroprudenciales enfrentan grandes riesgos, advierte Valdez Albizu

22_03_2017 HOY_MIERCOLES_220317_ Economía1 E

El gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, advirtió que el establecimiento de un esquema de políticas macroprudenciales para evitar riesgos sistémicos en la economía, enfrenta grandes desafíos en los países en vías de desarrollo, entre los los que citó la falta de disponibilidad de datos históricos con la frecuencia requerida para la compilación de los indicadores de política.
También las limitaciones legales respecto a las diferencias regulatorias entre las instituciones financieras, sobre todo las de importancia sistémica, y la existencia de una línea muy fina entre la implementación de las políticas monetaria y macroprudencial.
Valdez Albizu dijo que en el caso de República Dominicana, la Junta Monetaria ha conocido en años recientes varias propuestas de modificación a la regulación monetaria y financiera con la finalidad de otorgarle una orientación más macroprudencial.
Asimismo, el funcionario informó que desde el año pasado el Banco Central ha iniciado el proceso de diseño e implementación de un esquema operacional de políticas macroprudenciales.
El gobernador del Banco Central trató el tema en el discurso de apertura del Curso sobre Política Macroprudencial que celebra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Centro de Asistencia Técnica para Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPTAC-RD), del cual el país es anfitrión.

En su discurso, Valdez Albizu dijo que por las razones antes mencionadas este curso sobre Política Macroprudencial es sumamente importante para comprender mejor cuáles son los distintos objetivos y mecanismos de transmisión de la política macroprudencial; los principales indicadores e instrumentos de política; así como su relación con la política monetaria y los marcos institucionales vigentes en la región.
Recordó que desde la última crisis financiera global, que se inició en 2007 y se desarrolló en 2008, se ha destacado la necesidad de examinar las interconexiones existentes entre el sector financiero y el sector real de la economía, ya que los desbalances y las crisis en los mercados financieros han tenido efectos negativos significativos en el canal del crédito, el consumo, la inversión y el crecimiento económico de varios países.

Indicó que tal como definiera el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), el Banco de Pagos Internacionales (BIS) y el FMI, las políticas macroprudenciales son el conjunto de herramientas, principalmente prudenciales, destinadas a limitar el riesgo sistémico; es decir, a limitar el riesgo de una interrupción generalizada de la prestación de servicios financieros, causado por el deterioro de todo o parte del sistema financiero, el cual puede tener graves consecuencias para la economía real.

“De esta manera, la amplitud y relevancia de los objetivos de estas políticas son importantes para los países en vías de desarrollo, a los fines de promover un sistema financiero estable y resistente que conduzca a la asignación óptima de los recursos económicos, a la estabilidad macroeconómica y al crecimiento”, puntualizó.

Explicó que, en el aspecto operacional, el proceso de aplicación de las políticas macroprudenciales consta, generalmente, de varias etapas principales.
En la primera se compilan y examinan las estadísticas correspondientes a los indicadores de riesgo sistémico, para luego identificar los instrumentos de política conforme a la regulación monetaria y financiera vigente.
La segunda continúa con el desarrollo de los modelos de estimación y análisis de riesgo sistémico, contagio financiero y efectos colaterales, a la vez que se establece la estructura institucional.