Politólogos ven salida Danilo traería graves problemas a PLD

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/95DF585B-42C9-4702-8EE2-D9D01D4A1E97.jpeg

POR R. ALCANTARA
Si el presidente Leonel Fernández y el renunciante secretario de la Presidencia no buscan un entendimiento y una salida negociada a la crisis planteada, tras la salida del gobierno de Danilo Medina, la gestión peledeísta y el propio Partido de la Liberación Dominicana (PLD) confrontarán problemas de hasta poner en juego su permanencia en el poder más allá del 2008.

La advertencia la hicieron ayer los politólogos Rosario Espinal y Pedro Catrain, al ser entrevistados por separado.

Al opinar sobre la renuncia de Medina como secretario de la Presidencia, los analistas políticos coincidieron en señalar que el ex funcionario gubernamental controla las estructuras del PLD, pero el presidente Fernández es quien cuenta con más popularidad a lo interno y externo de esa organización política.

Para Espinal como es normal que en un partido político surjan aspirantes y alternativas, no debe generar necesariamente una crisis.

La salida de Medina del gobierno en lo inmediato creará dificultad a la gestión que encabeza Fernández, según Espinal, porque éste es un funcionario de muy alto nivel tanto en la administración peledeísta como en la dirección del PLD.

Los conflictos -agrega- se observan más a la víspera por los momentos difíciles que enfrenta el gobierno para estructurar el presupuesto de la nación del 2007, el sometimiento en los próximos días al Congreso Nacional del proyecto de reforma fiscal, entre otras situaciones.

Critica el hiperelectoralismo que se presenta en el panorama político del país, principalmente en el PLD que por primera vez en su historia controla los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como tiene a su favor la administración de muchos ayuntamientos.

“El gobierno del PLD en este momento lo que necesita enfrentar es cómo va a gobernar mejor para que la gente no salga tan perjudicada y su nivel de vida mejore”, subraya Espinal al ser entrevistada vía telefónica.

Considera preocupante que la renuncia de Medina se produzca en momentos que el gobierno se aboca a una medida conflictiva, aunque reconoce que es correcta la actitud si sus intenciones son las de aspirar y buscar la candidatura presidencial por el PLD.

Asegura que de todas maneras, con Danilo o sin él como secretario de la Presidencia, el presidente Fernández es quien fundamentalmente carga con todas las responsabilidades del gobierno, ya sean éstas buenas o malas.

Empero, Espinal observa que cualquier conflicto del gobierno y del partido repercute en contra del país.

Advierte a los peledeístas que el PLD se ha masificado pero es un partido de masas y por lo tanto no gana unas elecciones sólo con su maquinaria, así como también depende mucho de quien sea el candidato de esa organización.

“Una de las cosas de las que tiene que enfrentar el PLD es reflexionar seriamente quien es el candidato que a nivel de una popularidad general de un país tiene mayor posibilidad de asegurarle el triunfo en el 2008, no es cuestión de quien controla la estructura partidaria del PLD, porque ese partido  sigue siendo de una estructura pequeña”, indicó.

Para poner un ejemplo de su análisis, Espinal dijo que para las elecciones congresuales y municipales pasadas no fueron los candidatos los que lograron cautivar simpatías a su favor logrando ganar, sino que el presidente Fernández con su popularidad se lanzó a hacer campaña provincia por provincia logrando traspasar a los aspirantes del PLD los votos  del triunfo.

Espinal advierte que si los peledeístas no toman en cuenta todas esas variables podrían cometer muchos errores.

Aconseja a la dirección del PLD que deben entender que una confrontación entre los principales dirigentes por la nominación presidencial no les conviene ni les beneficia, “su posición debe ser la de buscar una salida negociada porque si no lo hacen así se van a desgarrar en una contienda con la posibilidad de perder el poder”.

En tanto, Pedro Catrain dijo que evidentemente la renuncia de Medina va a crear algunos problemas al PLD, y por ello a la gestión de Fernández. Expresó que todo indica que a partir de este momento habrá contradicciones entre el partido y el gobierno.

Precisó que aunque luzca contradictorio Leonel y Danilo se necesitan mutuamente “Danilo tiene el partido pero Leonel tiene el Estado, el gobierno y también es un candidato con niveles de popularidad mayores que Danilo,  por lo que tienen que buscar algún tipo de entendimiento para lograr que el PLD pueda mantenerse en el poder”.

Asimismo, el politólogo entiende que si el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) desarrolla y apoya la candidatura de Vargas Maldonado sería casi un triunfo asegurado del PLD, “porque Vargas Maldonado es un candidato salpicado con fuertes problemas de corrupción y sin ningún tipo de propuestas para la sociedad dominicana”.

Dijo que el PLD es un partido autoritario, que tiene una tradición de resolver las crisis internas a través de componendas, por lo que asegura que los conflictos entre Fernández y Medina serán catastróficos dentro del partido oficialista.

“Eso va a conllevar a una política de reajustes, de componendas internas, de repartos de cargos, de funciones dentro del PLD como ha sido la forma tradicional, y más que Leonel Fernández es un político conservador, un político que siempre ha buscado conciliar dentro y fuera del PLD”, subrayó.

Catrain aseguró que el presidente Fernández no va a ceder en sus aspiraciones reeleccionistas porque la campaña para repetir del 2008 al 2012 está montada y hay toda la política de inversión del gobierno, desde el Metro, construcción de viviendas, regionales de la UASD y de asistencias “todo está montado en función de un proyecto personal del presidente Leonel Fernández, es muy difícil que éste frente a una situación que ya él tiene estructurada y evidentemente el nivel de aceptación importante en la sociedad, ceda sus aspiraciones de buscar una nueva repostulación presidencial”.

Asimismo, dijo que es muy posible que Medina acepte ser el candidato vicepresidencial de la República para el 2008 y logre parte de las designaciones del gabinete del próximo gobierno peledeísta. Con esto, indicó, Medina aseguraría que en un período venidero él y los hombres que les siguen conserven una estructura de poder importante dentro del PLD frente a un respiro definitivo del presidente Fernández, quien tendría la única oportunidad para gobernar el país.