Politólogos ven a la LMD un “botín”de partidos y grupos

Dibujo

Para los analistas políticos César Pérez, Cándido Mercedes y José Antinoe Fiallo la Liga Municipal Dominicana (LMD) ha sido un botín de acumulación de recursos para las organizaciones y grupos partidarios.

Opinaron al respecto por el interés y las confrontaciones de los partidos políticos y sus dirigentes de acceder a la secretaría general de la LMD, aspiraciones al cargo que han provocado fuertes confrontaciones desde el año 1997.

Se recuerda cuando en 1999 el entonces dirigente perredeísta Ramón Alburquerque proclamó: “¡Entren to’ coño!”, en momentos del conflicto en el que el exdirigente reformista Amable Aristy Castro alcanzó la secretaría general de la LMD venciendo de esa manera a Julio Maríñez.

Aristy Castro, hoy presidente del Partido Liberal Reformista (PRL), estuvo durante doce años en esa institución.

César Pérez aseguró que la LMD ha sido una de las tantas fuentes de acumulación de recursos de partidos políticos, grupos y de personas en el manejo de cuantiosos recursos que el Estado le da a esa entidad, que generalmente no van directamente orientados hacia la solución de algunos temas claves de los ayuntamientos.
“Esa fuente por lo tanto motiva la apetencia de personas, de grupos”.

Sin embargo, el sociólogo admite que en los últimos tiempos ha ido evidenciándose una actitud tanto del Gobierno y de funcionarios de la Liga, en reorientar sus importantes funciones tales como la formación y asistencia a los ayuntamientos.

Actualmente el secretario general de la LMD es el reformista Johnny Jones. El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) aspira dirigir la institución y se habla de que esa posición podría condicionar el apoyo de los perredeístas a la reelección del presidente Danilo Medina.

La Secretaría de Asuntos Municipales del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) propone a Jones para que siga en el cargo por un año más.

No obstante, Mercedes, quien es también coordinador general de Participación Ciudadana, asegura que tomar esa decisión sería una violación a la ley municipal 176-07, que establece que la secretaría general de la LMD se escoge por cuatro años.

Aseguró que esa institución no tiene razón de ser y la sociedad pierde alrededor de RD$600 millones anuales con la asignación de fondos que no son bien utilizados.

Para Pérez la disputa actual en esa institución impide que la Liga cumpla con su función de manera plena y además se evidencia el interés del reparto y de aprovecharse alternadamente el partido o el funcionario de los recursos de esa entidad que son públicos. Fiallo coincide con el planteamiento de Mercedes y Pérez.