Ponderan programa de entrega de bonos para pequeñas empresas

http://hoy.com.do/image/article/207/460x390/0/AF59C5FE-9095-4F04-A896-8CFDBE015C85.jpeg

POR MARIO MENDEZ
Aunque para algunos dominicanos haya pasado casi desapercibido el anuncio de que en el país se comenzará a ejecutar un proyecto para la entrega de bonos de servicios empresariales a pequeñas empresas, a fin de que sean utilizados en programas de capacitación y asistencia técnica, estamos frente a un hecho que podría provocar una revolución educativa sin precedentes, por su impacto económico y social.

Este programa, apoyado con recursos aportados por la Unión Europea, a través del Programa de Apoyo a las Pequeñas Empresas Dominicanas (Proempresa), sería llevado a cabo a través del Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep).

Según estudios realizados en el país, las pequeñas empresas dominicanas aportan alrededor del 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Su mayor aporte, sin embargo, es su capacidad para generar empleos, habiéndose determinado que cerca de la mitad de los puestos de trabajo son aportados por pequeñas empresas.

Y su potencial de desarrollo sigue siendo enorme, con su consecuente impacto redistributivo de la riqueza; pero para impulsarlo se requiere superar las deficiencias que lo limitan, en términos de la formación de los recursos humanos, dadas las debilidades del sistema educativo convencional.

Se ha determinado que nuestro sistema educativo tradicional, en términos generales, no forma a la gente para el trabajo productivo y la gerencia de pequeñas empresas, a pesar de que unas de las mejores inversiones que se puedan hacer es la destinada a preparar técnicos y a entrenar a pequeños empresarios para que manejen mejor sus negocios.

Los recursos que puedan ser destinados a programas de este tipo, bien orientados, son de muchísimo rendimiento para países como la República Dominicana, donde el papel del Estado, como redistribuidor de la riqueza, es muy limitado.

En vez de tener un Estado, como el de los países europeos, donde sus ciudadanos pagan masivamente impuestos, para poder exigir muchos y buenos servicios públicos, el Estado dominicano recibe ingresos limitados que limitan su rol como ente redistribuidor de la riqueza.

En estas circunstancias, si se consigue que muchas pequeñas empresas operen mucho mejor y paguen mejores salarios, tendríamos un mejor déficit de distribución de la riqueza.

La importancia de los bonos de servicios empresariales es la de que, a través de enseñar a los empleados a hacer mejor las cosas y de transferir a las pequeñas empresas formas de trabajo o tecnologías que contribuyan a su mejor desempeño, se puede lograr un mayor crecimiento del sector que tiene mayor impacto social.

Mucha gente tiene claro, desde hace mucho tiempo, los beneficios que recibe la sociedad cuando se invierte en la capacitación y en la asistencia técnica en beneficio de las pequeñas empresas.

El problema está en que el Estado dominicano no tiene presupuesto ni siquiera para salud y educación.

De ahí la importancia de la cooperación ofrecida por la Comunicad Europea para ejecutar el anunciado programa para la entrega de bonos de servicios empresariales.

Ramón Tejeiro, director ejecutivo de Proempresa, describe los beneficios de invertir en este tipo de programas, de la siguiente manera:

“Si a alguien que necesita algo, yo le doy un empunjocito en algún momento, mañana tendré un ciudadano que estuvo enfermo, lo curé, y es un ciudadano sano; que cuando no sabía nada, lo eduqué, y es un ciudadano capacitado, y en el siguiente paso, cuando pensó que quería meterse en una empresa, le apoyé, y ahora tengo a un ciudadano que es educado, sano, y además empresario, que está generando valor y puestos de trabajo, y contribuyendo a que toda la sociedad funcione mejor”.

Ahora bien, para que este tipo de programas funcionen tiene que basarse en las necesidades reales de las pequeñas empresas, y el compromiso de sus propietarios para satisfacerlas.

Esto ha sido tomado muy en cuenta en el proyecto anunciado, pues de lo que se trata no es de sus promotores se presenten ante los pequeños empresarios como el médico que receta medicamentos.

Lo primero que ha venido haciendo Proempresa es ofreciendo a pequeñas empresas un diagnóstico flash, que le permite detectar sus debilidades y cómo superarlas, pero su realización depende de la voluntad del pequeño empresario, quien debe hacer un aporte para su realización.

Para hacer ese diagnóstico a la pequeña empresa que lo necesite, Proempresa ha especializado a un grupo de consultores jóvenes y a hecho un softward apropiada para esos fines.

Para que a una empresa se le haga un diagnóstico flash se deben cumplir, según Tejeiro, estas condiciones:

“El consultor va a la pequeña empresa, el empresario tiene que 1,000 pesos y Proempresa aporta los 4,000 pesos restantes, hasta completar un costo total de 5,000 pesos.

Al cabo de un par de días se obtienen conclusiones que le permiten a la pequeña empresa conocer sus puntos débiles y qué cosas debe reforzar, sea mediante capacitación o a través de la asistencia técnica”.

Ya Proempresa ha hecho unos 180 diagnósticos “flash”.

Y en base a esos diagnósticos, ejecutó un diplomado, a través de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), que contribuyó a mejorar la gerencia de alrededor de 200 pequeñas empresas.

A través del acuerdo con Infotep, para la entrega de los bonos de servicios empresariales, se busca ampliar a todo el territorio nacional el programa ejecutado a través de Utesa, y que incluso puedan participar otros centros educativos.

De acuerdo a lo explicado por Tejeiro, el programa funcionará de esta manera:

“Lo que buscamos es que cuando una pequeña empresa diga aquí me haría falta que viniera un consultor especialista a ponerme, digamos un sistema de administración e informática, entonces esa pequeña empresa va a ese consultor, y éste le dice: eso cuesta 5,000 pesos.

¡Ah!, pero yo no tengo 5,000 pesos. Entonces va al Infotep, y éste le dice dame 1,000 que yo te voy a dar un cheque por 5,000 pesos.

De nuevo hay un pago compartido: el empresario compra por 1,000 pesos un cheque de servicio por 5,000 pesos, y con este cheque de servicio se va al consultor que le puede hacer la mejora administrativa en su empresa; el consultor le hace el trabajo, el empresario le firma por detrás el cheque, como satisfacción por el servicio recibido, entonces Proempresa le paga al consultor los 5,000 pesos completos.

La empresa pagó 5,000 pesos y se le hizo un diagnóstico flash que costaba 4,000 pesos, de nuevo la empresa paga otros 1,000, y se le da asistencia técnica por un valor de 5,000 pesos.

Eso se puede hacer repetidamente. Se pueden hacer varios trabajos en capacitación y asistencia técnica.

No es que cada empresa tenga un solo bono; tiene derecho a un número mayor de bonos. Esto se puede medir en número de bonos y en valor en pesos.

Cada pequeña empresa tendrá derecho a un máximo de seis bonos de capacitación y 50 horas de asistencia técnica durante el período de ejecución del programa.

De manera que en vez de comprar una sola operación de asistencia técnica grande, puede comprar varias pequeñas.

Eso estará claro en el reglamento que hemos elaborado para esos fines y que se hará llegar a las pequeñas empresas”.

La idea, según la explicación ofrecida por Tejeiro, es que Proempresa subvenciona una parte del servicio, pero le pide a las pequeñas empresas que tomen su decisión empresarial de invertir, aunque sea un poquito, para su capacitación y asistencia técnica.

El acuerdo firmado entre Proempresa e Infotep establece que la primera la primera prestará su apoyo en la capacitación y asistencia técnica a las pequeñas empresas en áreas como las de administración, recursos humanos, mercadeo, finanzas y producción.

Las empresas beneficiarás deberán tener entre cinco y 30 trabajadores en los sectores de agroindustria, industria, servicios y comercio, tanto en zonas urbanas como rurales.

Asimismo, el acuerdo contempla certificar y registrar los ofertantes de servicios de capacitación y asistencia técnica que tendrán derecho a participar en el programa, para garantizar la mayor calidad de los servicios.

En virtud de lo acordado, Proempresa se compromete a subvencionar l 80 por ciento de las actividades de capacitación y asistencia técnica que contraten las pequeñas empresas a través de los prestadores de servicios autorizados.

También Proempresa deberá sufragar el pago del personal que el Infotep asigne para la oficina central y de los oficiales de bonos, así como el costo directo de operación administrativo de las oficinas vinculadas directamente a la gestión de los bonos.

Además, deberá contratar, en coordinación con Infotep, la supervisión de la prestación y calidad de los servicios de capacitación y asistencia técnica que ofrezcan los prestadores de servicios contratados por las pequeñas empresas.

Igualmente, ofrecerá capacitación inicial y permanente al personal que prestará servicios en la oficina central y a los oficiales de bonos, y apoyará el inicio y operación del sistema de bonos mediante la asistencia técnica de expertos internacionales especializados en la materia.

Proempresa cuenta con una aportación no reembolsable de la Unión Europea de 9.8 millones de euros y el compromiso del gobierno dominicano de cubrir los gastos de operación durante los cuatro años de actividad prevista.

En el marco del programa se beneficiaría a unas 5,000 empresas en capacitación de su personal y en asistencia técnica.

EL IMPACTO ESPERADO

La ejecución del programa de bonos empresariales entre Proempresa e Infotep está llamado a tener un impacto muy significativa en término del manejo de las pequeñas empresas beneficiarias, si se toman en cuenta los resultados tanto con la el diplomado realizado por Utesa como de los programas llevados a cabo por el propio Infotep.

La sección económica de Hoy ha publicado trabajos donde beneficiarios del diplomado ofrecido por Utesa, con el apoyo de Proempresa, se han referido al impacto positivo que tuvo ese programa en el manejo de sus pequeños negocios, como son los casos de Arquímedes Rodríguez, gerente general de Mega Ventana, y de Angela Estévez, fundadora de Saluvid.

Ambos pequeños empresarios aseguraron que luego de su participación en el diplomado, pudieron lograr mejorar la administración de sus negocios.

Por su lado, Infotep hizo un investigación sobre el impacto de un programa de formación de recursos humanos que ejecutó entre 1999 y el 2000, del cual egresaron 1,120 personas, y la conclusión fue la de que el desempeño de los egresados fue más eficiente y la producción de sus empresas mejoró en calidad.