Populismo judicial en juicio a profesor

Populismo judicial en juicio a profesor

A pesar de pruebas de descargo, fue enviado a juicio de fondo

Todo indica, siguiendo la secuencia de los hechos que, como “crónica de una muerte anunciada”, el profesor universitario e historiador maeño Manuel Rodríguez Bonilla será condenado, pese a su inocencia, por la muerte de su esposa, en atención al populismo judicial y a la presión permanente de turbas virulentas que actúan dentro y fuera del recinto judicial donde se lleva a cabo el juicio del asesinato de Yasmín Valdez de Rodríguez el 25 de mayo del año 2010 en la ciudad de Mao.

No importan las pruebas de descargo existentes a favor del imputado como el informe del INACIF que reportó que las muestras de ADN encontradas en las uñas de la occisa desvinculan al esposo del hecho de sangre, así como las investigaciones del DICRIM y la ex fiscal de Santiago, Yeni Berenice Reynoso y su equipo de fiscales adjuntos, la aplicación del polígrafo y todas las demás experticias. Nada de eso impidió que se enviara a juicio de fondo a Rodríguez Bonilla.

Mientras tanto, personas como Marcos Andrés Almánzar y Jonathan Infante, contra quienes la jueza Lucía del Carmen Rodríguez emitió orden de arresto el 7 de septiembre de 2012 por serios indicios de responsabilidad en el hecho de sangre, nunca fueron apresados para investigarlos y confrontarlos con el nombrado Enyi García Rivera quien, bajo los efectos del alcohol, expresó que los referidos señores, quienes frecuentaban la casa vecina a la occisa, les habían pagado para que vigilara y les avisara si el esposo de la víctima regresaba mientras ellos cometían su fechoría.

Esto se ignoró porque se decidió escoger, desde el principio, al esposo como culpable favorito.

Mientras siguen libres personas contra quienes una jueza emitió orden de arresto hace 9 años