Por fin, aunque sea por poco tiempo, el quinteto soñado en la «lomita» por los Mets

Por fin, aunque sea por poco tiempo, el quinteto soñado en la «lomita» por los Mets

Florida –– Llegaron uno por uno a las Grandes Ligas y su potencial era evidente: Matt Harvey, el elegido en la primera ronda; Jacob deGrom, el prospecto que pasó desapercibido; Zack Wheeler y Noah Syndergaard, las principales piezas adquiridas en cambios; y Steven Matz, el hijo prodigio de la región.

Fueron afligidos por lesiones uno por uno: Operaciones Tommy John para Harvey y Wheeler, un desgarre en el torso para Syndergaard y varias operaciones para Matz. El cuerpo de deGrom es el único que se ha mantenido intacto, con las lesiones arruinando los planes de los Mets de contar con una rotación joven, dominante y a un bajo presupuesto durante esta década.

Durante varios años, el conjunto de Queens ha anhelado tener al menos un turno con cada uno de dichos abridores. Es posible que no hubiera pasado si no fuera la decisión de Jason Vargas de someterse a una operación debido a una fractura en la mano derecha. Aunque Vargas no perderá mucho tiempo, su ausencia hace probable que Nueva York arranque la temporada con una rotación abridora compuesta por Syndergaard, deGrom, Harvey, Wheeler y Matz.

«Es algo que todos han esperado por un buen tiempo ya, pero no ha sido posible porque todos han estado lesionados en diferentes ocasiones», señaló Wheeler. «Incluso si ocurre al menos una vez, será divertido que tiremos los cinco seguidos y veremos lo que tenemos».

Hasta que un bolazo lastimó a Vargas el viernes pasado, no había una obvia alternativa para que el sueño se hiciera realidad. Con Vargas en los entrenamientos y Harvey tirando bien, los Mets tenían a dos lanzadores para llenar una sola vacante. El que no se ganara el puesto estaría rumbo a Triple-A Las Vegas.

Todo eso cambió cuando Vargas decidió someterse a una cirugía. Aunque la operación no es en la mano de lanzar, el veterano deberá esperar hasta la próxima semana para volver a la lomita. Eso será suficiente para que se pierda su primer turno en la temporada regular, aunque el zurdo afirma que nada se concretaría hasta que vea «cómo sanan los puntos y cómo el tejido blando sana debajo de la piel». Incluso cuando eso ocurra, Vargas podría tirar con un guante modificado, como lo hizo el lunes durante una sesión del bullpen.

«Esperamos lo mejor y de ahí partiremos», declaró Vargas.

Debido a que los Mets se han enfocado en la prevención de lesiones durante los Entrenamientos de Primavera, no apresurarán la recuperación de Vargas, lo que presenta la oportunidad para Wheeler y Matz. Aunque ninguno ha tenido excelentes resultados en esta pretemporada, Matz ponchó a nueve bateadores — incluyendo cinco seguidos — en seis entradas de su presentación el lunes contra los Astros. La interrogante de si Matz sería parte de la rotación desapareció con la dolencia de Vargas.

«Todas esas adversidades nos harán mejores lanzadores — y al final — mejores personas», dijo Matz.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas