Por qué es importante la lactancia materna

A1

Los beneficios de la lactancia materna son innumerables, incluyéndose razones de salud física, así como razones psicológicas y sociales.
En los primeros años de vida aporta defensas al bebé frente a infecciones gástricas y respiratorias; sustenta el sistema inmunológico del recién nacido y lo protege frente a diferentes situaciones de riesgo.

Dar pecho al bebé crea un vínculo que ha sido denominado “urdimbre afectiva”, que implica un lazo de afecto entre madre e hijo que favorece la socialización del niño y la afectividad entre este y la madre.

Para el recién nacido la madre es lo más importante en su medio, junto con el pecho que calma sus necesidades. Para la madre amamantar se convierte en una experiencia muy gratificante.
La lactancia materna estimula nuestra primera relación amorosa, que es básica en el desarrollo emocional de todo ser humano.

En esta primera e íntima relación se dan las bases de la personalidad para el nuevo ser, inicialmente tranquila, segura y gratificante, que se traduce en fortaleza para el desarrollo de su personalidad.

La lactancia materna es ideal, pero sólo será positiva y valiosa en el desarrollo emocional sano del bebé si es feliz, armoniosa y gratificante para ambos, lo que brindará beneficios psicológicos incalculables.

En el caso de la salud física de la madre le favorece la involución uterina, protección frente a ciertos cánceres, como el de mama y ovario, y además puede protegerla ante la posibilidad de un nuevo embarazo.