¿Por qué la trata interna camina silente?

Tahira Vargas

El martes 19 de marzo (2019) se puso a circular la publicación de un estudio que realicé junto a Segundo Maldonado para OBMICA con la asistencia de AECID sobre “La Trata Interna de niños, niñas y adolescentes en la República Dominicana”.
El estudio se basa en el paradigma de investigación cualitativa. En el que se entrevistó a mujeres, adolescentes (de ambos sexos), personas LGTBI, hombres y trabajadoras sexuales que son sobrevivientes de trata interna en el país y personas tratantes. Vamos a presentar en varios artículos algunos extractos del estudio.
La trata es un delito penalizado en la ley 137-03 que la define como:
“La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza, a la fuerza, a la coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder, o situaciones de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación, para que ejerza cualquier forma de explotación sexual, pornografía, servidumbre por deudas, trabajos o servicios forzados, matrimonio servil, adopción irregular, esclavitud y/o prácticas análogas a ésta, o a la extracción de órganos”.
La condena por trata de personas según la ley oscila entre 15-20 años de prisión y multa de 175 salarios mínimos. Igualmente, la convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional (2000) establece la diferencia entre Trata y Tráfico, donde el tráfico es traslado ilícito y Trata situaciones de explotación, abuso y coerción, violación de derechos humanos de las sobrevivientes.
El estudio se circunscribe dentro de lo que se denomina “Trata Interna”. “La Trata interna” es aquella que se desarrolla al interior del país sin necesidad de traspasar las fronteras nacionales”
El estudio muestra unas prácticas de trata interna con diversas modalidades en las que se ven envueltas personas de diferentes condiciones socio-económicas, socio-educativas, sexo y edad.
Este carácter diverso del fenómeno se sustenta en raíces estructurales donde la vulnerabilidad juega un rol importante pero no único, culturalmente la trata se reproduce, se desarrolla en múltiples ámbitos y pasa desapercibida.
La ausencia de una educación en derechos humanos, de la niñez y adolescencia y derecho sexuales y reproductivos convierte a niñas, niños, adolescentes, mujeres y personas LGTBI en vulnerables al engaño, la venta y la explotación sexual, laboral y en distintos ámbitos en los que se desarrollan relaciones primarias de confianza, autoridad, poder y afectividad. La combinación entre confianza, poder y afectividad con círculos de violencia son factores generadores de trata interna desde la familia, las relaciones de pareja, de amistad-pares, laborales y sociales.