Por qué los negocios enfrentan una crisis de legitimidad en EU

http://hoy.com.do/image/article/138/460x390/0/A97AB527-232D-43BC-BFB7-C22795E9EA5E.jpeg

John Plender
FT.-
Una élite de quienes más ganan en Estados Unidos, ha tenido una explosión de crecimiento en pagos, con beneficios que llegaban en forma de opciones o de capital.

  Otras explicaciones incluyen cambio tecnológico del mercado para los presidentes ejecutivos.

Los políticos han disparado el fenómeno vía el sistema de impuestos federal.

Desde la Depresión hasta principios de los ochenta, el sistema impositivo ha favorecido a los empleados de clase media-baja por encima de los de mayores ingresos.

Desde la administración de Ronald Reagan ese patrón cambió.

Una desproporcionada porción de las ganancias, tanto bajo los demócratas como bajo los republicanos, comenzó a ir a manos de  los de más altos ingresos –una política apodada por el economista Paul Krugman “Robin Hood a la inversa”.

En el mundo pos guerra fría este enfoque era aparente en la amplia actitud del mercado, los negocios y la riqueza.

Después de las políticas  “desregulativas” en las administraciones republicanas de Reagan y George H.W. Bush,  el demócrata Bill Clinton fue un fiscal conservador.

Mientras incrementó los impuestos, subsecuentemente redujo el impuesto de ganancias capitales de 28 a 20% y puso en marcha el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA)

En Reino Unido, donde los economistas en el Instituto de Estudios Fiscales han identificado una creciente tendencia a la desigualdad en los ingresos a niveles históricamente altos desde 1997, el tema se ha vuelto controversial.

 Cuando Tony Blair era primer ministro, declaró que él no ardía en ambición por asegurarse que el futbolista David Beckham ganase menos dinero. Peter Mandelson, arquitecto del Partido Laborista, dijo algo similar, “me siento intensamente relajado entre gente súper rica – siempre y cuando paguen sus impuestos”.

Incluso en países de habla inglesa con una cultura más equitativa, la desigualdad de hace patente. Según  Anthony Atkinson y Andrew Leigh, a principios del siglo 21,   la porción de ingresos del 1% más  rico de los australianos estaba más alto que en cualquier otro momento desde la guerra de Korea. 

En Canadá, que continua más unionada que su vecino, la oleada en salarios máximos vino después y de manera más concentrada que en Estados Unidos. Emmanuel Saez y Michael Veall ven una explicación: la amenaza de migración hacia Estados Unidos por ejecutivos o profesionales  cualificados, expertos puede haber provocado la oleada de aumentos salariales.

Políticas económicas liberales lucían atractivas para políticos pragmáticos de centro -izquierda    porque parecían traer altas tasas de crecimiento económico. 

En cuanto a los ricos, contribuyeron fuertemente a la toma de impuestos. Chris Watling, de Longview Economics, señala:  “Claramente, con tan pocos empleados hacienda tan grande contribución a las recaudaciones del gobierno, se hace mucho más importante para el gobierno establecer políticas que no pongan en peligro dichas recaudaciones.

Por lo tanto, la situación actual de Reino Unido de un gobierno que no ha enfocado el crecimiento de los impuestos en los ricos después de 10 años en el poder pero  ha incrementado significativamente el impuesto de las clases medias, especialmente a través de impuestos fortuitos”.

Pero ¿qué fue lo que hizo este largo periodo de creciente desigualdad y estancamiento en los ingresos para todos excepto para los pocos  tolerables para los votantes?

La respuesta es que en todos los grandes países de habla inglesa, los niveles de vida se vincularon mucho a los ingresos.

En un periodo de crecimiento económico estable y de baja inflación conocido por los economistas como “la gran moderación”, la gente con ingresos bajos y medios asumió más deudas, acabando con sus ahorros.

Elevar los precios de los activos, especialmente el Mercado inmobiliario , creó un sentido de crecente riqueza independiente de los ingresos.

Rehipotecar la vivienda por largos periodos de tasas de interés descendentes ofreció una conveniente fuente de fondos vía retiro de capital para financiar mayores consumos.  

El modelo luce deslustrado

 El colapso  del mercado de la vivienda en EU ha dejado capital negativo. Para muchos, el costo de vida se ha elevado más rápido que los salarios. Las casas ya no pueden ser usadas como dispensadoras de efectivo y se tienen que reconstruir los ahorros. El financiamiento está yendo al revés y el sector financiero ya no es capaz de sobrecargar el crecimiento económico. Fuera de EU el proceso está menos avanzado, pero la tendencia es clara. Contra ese complicado trasfondo económico, la falta de correlación entre el comportamiento de las corporaciones y los beneficios de los  altos asalariados comienzan a irritar a la población. Los ejemplos de Stan O’Neal en Merrill Lynch y Chuck Prince de Citigroup, que parecen ser recompensados por fallar, alteran aún más. Dondequiera, incluso cuando la recompensa es irrisoria en estándares estadounidenses, como las £760,000 pagadas a Adam Applegarth, ex presidente de Northern Rock, el prestamista hipotecario ahora en manos estatales, sigue enfureciendo . También hay malestar por el sistema que permite a los banqueros ganar  enormes bonos cuando hay prosperidad económica, mientras los contribuyentes son los que pagan cuando el banco falla. El modelo de capitalismo anglo americano basado en el mercado de capital luce deslustrado y hay preguntas en el aire sobre el proceso de libre mercado. El negocio tiene problemas de legitimidad una vez más, como sucedió cuando se perdió la confianza pública después del colapso de Enron. El pacto implícito entre negocio y política se está rompiendo.

Las claves

1.  Clase media baja

Desde la Depresión hasta principios de los ochenta, el sistema impositivo ha favorecido a los empleados de clase media-baja por encima de los de mayores ingresos.

2.  El patrón cambió

Desde la administración de Ronald Reagan ese patrón cambió. Una desproporcionada porción de las        ganancias, tanto bajo los demócratas como bajo los republicanos, comenzó a ir a manos de  los de más altos ingresos –una política apodada por el economista Paul Krugman “Robin Hood a la inversa”. En el mundo pos guerra fría este enfoque era aparente en la amplia actitud del mercado, los negocios y la riqueza.

Citigroup venderá  US$12 mil millones  de préstamos en descuentos a capital privado

Henny Sender.  Hong Kong.  Citigroup se acerca a un trato para vender venderá $12 000 millones de préstamos apalancados con descuento a un grupo de principales firmas de capital privado, otro paso en los esfuerzos de su nuevo presidente  Vikram Pandit para reducir el balance del banco.

Aunque todavía se trabaja en los detalles de la transacción, personas familiares con el asunto dijeron que Apollo Management, el grupo Blackstone y TPG comprarían la cartera de préstamos a un descuento que podría ser de 90 centavos de dólar. La cartera de Citi incluye préstamos usados para financiar adquisiciones de Apollo, Blackstone y TPG, así como deudas en los tratos rivales. Apollo compraría casi la mitad de la cartera, mientras Blackstone y TPG tomarían el resto.

Citi decidió no hacer comentarios.

El trato fue negociado entre predicciones de que el mercado de préstamos apalancados –usados para financiar transacciones de capital privado – se podrían estar estabilizando.

El primer trimestre fue el peor de que tengan record, los precios de los préstamos apalancados cayeron 5.74% según S&P/LSTA Leveraged Loan Index. John Mack, presidente y director ejecutivo de Morgan Stanley, dijo el martes que creía que había un cambio a la vista y su banco consideraría comprar préstamos apalancados debido a su precio atractivo.

La semana pasada, Kohlberg Kravis Roberts también señaló su determinación de penetrar más agresivamente en el mercado.

El plan tentativo para el portafolio de préstamos apalancados es revelar venta la próxima semana casi al tiempo que revela sus ganancias del primer trimestre.

 Lo oportuno del momento podría dar a Citi una oportunidad de poner un giro positivo en lo que se esperaba fuera un anuncio de ganancias oscuro.

¿Dónde va el efectivo del capital privado?

La columna de Lex.   Para aquellos que se  preguntan cuál  es el próximo lugar a que irá el efectivo de capital privado, observen a TPG. Las últimas negociaciones discutibles de esta firma no son más que las mega compras de acciones que dominaron el año pasado. La inversión multimillonaria para recapitalizar Washington Mutual ejemplifica tres tendencias.  Primero, el capital privado invertirá más efectivo en inversiones minoritarias en compañías públicas. Eso pone grandes cantidades de dinero a trabajar en un solo trato. No requiere acceso al moribundo mercado de la deuda. Si los términos son correctos, digamos, usando acciones preferenciales convertibles, entonces hay alguna protección inconveniente. Segundo, habrá compañías objetivo deterioradas que requieren capital e incluso sin apalancamiento, tienen oportunidad de obtener grandes ganancias si el negocio se puede arreglar. Tercero, las compañías de servicios financieros serán cada vez más populares. De nuevo, hay muchos con dificultades y usualmente ya están altamente adaptadas.

La cifra

50

Por ciento  de los productos farmacéuticos rusos serían adquiridos a través de un trato de TPG, lo cual insinúa que invierte más dinero en mercados menos desarrollados.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ