¿Por qué un “Día Mundial de la Higiene de Manos”?

¿Por qué un “Día Mundial de la Higiene de Manos”?

Lavarse las manos (Fuente externa)

Aunque a simple vista no podamos verlo, las manos son el principal vehículo de los microorganismos, que pueden vivir allí días, semanas y meses.

Para evitar que esos microorganismos ingresen a nuestro cuerpo y nos causen desde malestares hasta enfermedades gastrointestinales, respiratorias e infecto-contagiosas, la higiene de las manos es fundamental.

Con la simple práctica de lavarse las manos, no solo prevenimos enfermarnos, sino que somos solidarios hacia las personas que son más vulnerables de contraer enfermedades: niños, ancianos, personas con enfermedades crónicas, etc.

La Organización Mundial de la Salud declaró en 2005, el 5 de mayo como «Día Mundial de la Higiene de Manos«, como parte de una iniciativa mundial para mejorar la higiene en los centros de atención sanitaria.

Cuándo lavarte las manos

El contacto con otras personas, superficies y objetos a lo largo del día hace que se acumulen gérmenes en las manos y al tocarte los ojos, la nariz o la boca, podés infectarte y contagiar a los demás.

Lee más: Grupo Familia reitera la importancia del lavado de manos

Si bien es imposible mantener las manos libres de gérmenes, lavarse las manos con frecuencia puede ayudar a limitar la transferencia de bacterias, virus y otros microbios.

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Siempre hay que lavarse las manos antes de:

· Preparar comidas o comer
· Tratar heridas o cuidar a una persona enferma
· Colocar o quitar lentes de contacto

Siempre lávate las manos después de:

· Preparar alimentos
· Ir al baño o cambiar pañales
· Tocar animales, su comida o sus desechos
· Sonarte la nariz, toser o estornudar
· Tratar heridas o cuidar a una persona enferma
· Manipular basura o residuos
Además, hay que lavarse las manos cuando estén visiblemente sucias.

(Getty Images)
¿Cómo es un correcto lavado de manos?

Un correcto lavado de manos debe realizarse con un desinfectante alcohólico cuando las manos no estén visiblemente sucias. El procedimiento debe durar entre 20 y 30 segundos.

La manera de hacerlo es colocar el producto en la palma de la mano, y luego proceder a realizar la limpieza correctamente:

Frotarse las palmas de las manos entre sí,
Frotar la palma de una mano contra el dorso de la otra y viceversa,
Frotarse las palmas de las manos entre sí,
Frotarse el dorso de los dedos de una mano con los de la mano opuesta, agarrándose los dedos,
Frotarse con un movimiento de rotación cada pulgar, rodeándolo con la palma de la mano opuesta,
Frotarse la punta de los dedos de una mano contra la palma de la otra y viceversa.
Una vez secas, las manos están seguras

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Por otro lado, cuando las manos estén visiblemente sucias debemos emplear agua y jabón. El procedimiento debe durar entre 40 segundos y un minuto. La forma segura de hacerlo es:

Mojarse las manos con agua, y depositar en la palma de una mano una cantidad de jabón suficiente
Frotarse las palmas de las manos entre sí,
Frotar la palma de una mano contra el dorso de la otra y viceversa,
Frotarse las palmas de las manos entre sí,
Frotarse el dorso de los dedos de una mano con los de la mano opuesta, agarrándose los dedos,
Frotarse con un movimiento de rotación cada pulgar, rodeándolo con la palma de la mano opuesta,
Frotarse la punta de los dedos de una mano contra la palma de la otra y viceversa,
Enjuagarse las manos con agua,
Secarse con una toalla de un solo uso, y luego utilizar la toalla para cerrar la canilla sin tocarla.

Publicaciones Relacionadas