Por un turismo cultural higueyano

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/41318406-5471-4776-A191-EA1300C9D931.jpeg

POR JOSÉ ALFREDO RIZEK BILLINI
Atendiendo a una cordial invitación del arquitecto Manuel del Monte y con la grata compañía del ingeniero Luis Guzmán, fuimos a ver las condiciones de la Casa Fuerte de Ponce de León, en San Rafael del Yuma, la cual requiere un remozamiento del entorno dado el deterioro del quiosco y los baños que usan los turistas y visitantes.

El techo de la Casa Fuerte será reparado y vamos a preparar un folleto explicativo sobre este monumento del siglo XVI.

Visitamos el antiguo templo de San Dionisio, hogar de la Virgen de la Altagracia, donde fuimos objeto de atenciones por parte del sacristán. Allí, donde fue habido su Deán, el quinto abuelo del libertador Simón Bolívar, se puede hacer un redescubrimiento de las bóvedas de piedra, restauración del retablo del Altar Mayor, reanimación de los frescos de las capillas y determinar las fechas en que se hicieron las imágenes, muchas de ellas de gran valor como en “Jesús Pacientísimo” y un “Nazareno”.

Surgió la inquietud de visitar el Ingenio colonial de Sanate, el cual para encontrarlo nos internamos por un largo camino de unos nueve metros bordeando el Río Sante, cuyo puente aún no ha sido reconstruido luego de la tormenta Jeane, hasta divisar sus imponentes muros y arcadas. Según el gran investigador de nuestra historia colonial, doctor Amadeo Julián, el mismo es del siglo XVI y su propietario pudo ser Juan de Villoria. Se operaba con la fuerza del agua y en alguna ocasión el doctor Manón Arredondo hizo un reconocimiento arqueológico superficial.

Este monumento del siglo XVI puede ser rescatado con un trabajo detallado de un grupo de arqueólogos y reconstruir sus muros con los mismos materiales de los derrumbes que le han ocasionado los siglos de abandono. Esta edificación, según pudimos apreciar, cubre un área de más de 6.000 metros cuadrados y los agricultores de la zona están en la mejor disposición de ceder espacio de terreno para desarrollar un proyecto de turismo cultural.

Generalmente creemos que el Estado debe ser proveedor único de recursos para el rescate del Patrimonio Monumental, nada más equivocado.

La Provincia de Higüey es la mayor generadora de divisas de nuestro país. Millonarias instalaciones hoteleras se levantan en sus playas de blancas arenas, brindándole a nuestros visitantes los encantos de “playa y sol”, pero a muy corta distancia están los elementos para complementar con un turismo de características culturales.

Las ruinas reedificadas y ambientadas de los Ingenios de Sanate y Chavón, la Casa del Fuerte de Ponce de León, la Iglesia de San Dionisio y la imponente Basílica de la Virgen de Altagracia con su museo bajo el mecenazgo de Don Alejandro Grullón. Ejemplo a seguir para los propietarios de hoteles, aeropuertos y líneas aéreas para aportar los recursos económicos que sufragarían los gastos de los proyectos de restauración y consolidación de ese Patrimonio Monumental.