Porcicultura utiliza inteligencia artificial para más eficiencia

2D_Economía_28_5,p01

El futuro de la porcicultura está llevando a granjas en las que se aplica la inteligencia artificial para llevar una monitorización de cada unos de sus ejemplares, a fin de aumentar la eficiencia en la producción.
Esto ya se ha hecho realidad en la granja Albesa Ramadera, ubicada en Albesa, municipio español de la provincia de Lérida situado en la comarca catalana de la Noguera.
Según una publicación del diario La Vanguardia, las 3.200 cerdas de la granja llevan instalado un chip que las distingue una a una para que el granjero pueda individualizar su alimentación y tratamiento. Las instalaciones están dotadas de sensores para el registro en tiempo real de los distintos parámetros implicados en la producción, desde el control de la temperatura y la ventilación hasta el peso de los lechones.

Todos estos datos son recogidos y analizados mediante inteligencia artificial para ofrecer al ganadero información de utilidad para la toma de decisiones sobre el día a día de la explotación.
“Ello repercute en “mejoras en el bienestar de los animales, una mayor eficiencia en el uso de recursos y en un menor impacto ambiental”, asegura Joan Sanmartín, gerente y administrador de OPP Group, al que pertenece la instalación.

Dado su inusual nivel tecnológico, la granja despierta un gran interés no sólo a nivel nacional sino también internacional.
Desde su creación en el año 2009 ha recibido más de 1.500 visitas de ganaderos, técnicos de empresas y laboratorios de países como Rusia, Alemania, Dinamarca, Argentina, Brasil, Chile o Guatemala, entre otros. Albesa Ramadera es también una granja escuela en la que los alumnos de varias universidades, así como de las escuelas de Capacitación Agraria del Departament d’Agricultura, pueden realizar prácticas.
La tecnología aplicada en la granja se traduce en “un menor uso de medicamentos y vacunas; un gasto en alimentación entre un 6% y un 10% inferior porque los animales comen lo que necesitan, en lugar de estar sobrealimentados; una menor generación de purines, hasta un 40% menos; y en unos lechones de mayor calidad”, explica el copropietario de OPP Group.
Albesa Ramadera es una explotación porcina altamente tecnificada. “Reúne toda la mejor tecnología existente y estamos constantemente introduciendo los últimos avances que aparecen en el mercado”, afirma Sanmartín.
De hecho, la explotación funciona también a modo de banco de pruebas, tanto de medicamentos, vacunas y productos nutricionales como de nuevos sistemas de producción así como mejoras mecánicas en el hardware.