Posponen validación de firmas Venezuela

CARACAS (AFP).- El proceso para validar las 876.017 firmas objetadas por las autoridades electorales y de las que depende la realización de un referendo contra el presidente Hugo Chávez, fue suspendido este lunes por una orden de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela.

El presidente de la sala electoral, el magistrado Alberto Martini Urdaneta, dijo que se aceptó una acción de amparo presentada por la opositora Coordinadora Democrática contra ese procedimiento.

Con esta decisión la oposición lograría sumar 2,7 millones de firmas, superando el mínimo de 2,43 millones que se requiere para obligar a la convocatoria del referendo.

El fallo ordena suspender los efectos de una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE), que el 2 de marzo objetó 876.017 firmas de las presentadas por la oposición, y obligaría a sumarlas al grupo de rúbricas válidas (1.832.493).

En contraparte, del lado del oficialismo, el alcalde del populoso distrito Libertador de Caracas, Freddy Bernal, anunció que presentó este mismo lunes una “protección” constitucional.

La decisión de la sala electoral deja sin piso un instructivo que había puesto en marcha el CNE según el cual todos los firmantes cuyas rúbricas fueron objetadas debían presentarse a ratificar con una nueva firma su decisión de pedir el referendo.

Este instructivo de la autoridad electoral había sido desestimado por la oposición que pedía que fueran consideradas válidas aquellas firmas cuyos autores no se presentaran a reclamar ante las autoridades.

La oposición necesitaba demostrar que al menos 600.000 de las firmas objetadas por el CNE son válidas, para sumar los 2,43 millones de firmas requeridas, que equivalen al 20% del padrón electoral, el mínimo que la constitución aprobada en 1991 considera necesario para obligar a la convocatoria de un referendo.

La Sala Electoral del Tribunal Supremo adoptó el fallo con voto de dos de sus tres magistrados.

Esta decisión desestima un pedido que había hecho la sala constitucional del mismo tribunal, para que los magistrados no se pronunciaran sobre el tema y crea una crisis institucional al interior del máximo tribunal de justicia.

La decisión del CNE de observar parte de las firmas recabadas por la oposición, desató entre el 27 de febrero y 4 de marzo disturbios en Caracas y el interior del país, que dejaron nueve muertos y más de un centenar de heridos.

Fuentes diplomáticas dijeron a la AFP que pese a la decisión de este lunes, dado el complicado entramado de decisiones y contradecisiones que las autoridades judiciales y electorales venezolanas han tomado en los últimos meses, es muy pronto aún para asegurar que el referendo es un hecho.