Postres con sabor a papá

24_07_2015 HOY_VIERNES_240715_ ¡Vivir!1 C

Papá es la figura que tradicionalmente ocupa el rol de proveedor principal de la casa. Sale todos los días a trabajar para que a sus hijos no les falte el pan… Y a propósito del Día de los Padres, una forma de agradarle puede ser tratar de “devolverle” con dulzura lo que él hace por ti.

Si quieres sorprender a ese ser tan especial, puedes preparar un delicioso postre con alguno de sus ingredientes favoritos.

Recetas

Dulce frío

2 paquetes de galletas María

1 caja de pudín

1 1/2 tazas de leche evaporada

1 lata de leche condensada

1 lata de coctel de frutas

Jugo de piña y ron al gusto

Preparación. Poner las galletas en un pirex. Aparte, colar el jugo de las frutas, mezclarlo con el jugo de piña y ron, bañar las galletas con este jugo. En una olla, poner el pudín con la leche, mezclar bien y llevar al fuego hasta que espese un poco. Ponerlo encima de las galletas hasta bañar bien, agregar la leche condensada y, por último, las frutas escurridas hasta cubrir bien. Tapar con papel de aluminio y llevar a la nevera. Dejarlo al menos por dos horas aproximadamente.

Bizcocho borracho

Media docena de huevos

160 gramos de azúcar

220 gramos de harina de repostería

Para el almíbar:

2 vasos de azúcar

2 vasos de vasos de agua

Una copita de vino dulce

Preparación. Pon el horno a calentar a 180º, desde el principio, así estará caliente cuando acabemos de preparar la masa. Primero, separa las claras y las yemas de los huevos que vas a utilizar. Hazlo como prefieras (puedes hacerlo con las manos, o utilizando una botella). Monte en un bol las claras al punto de nieve, esto se hace con un poco de azúcar, batiendo rápidamente y con fuerza, y teniendo paciencia, porque cuesta bastante conseguirlo. Cuando se monten las claras, verás que adquieren forma de nieve recién caída, sin venirse abajo, ese es el momento de parar de batirlas. En otro recipiente, mezcla las yemas con el azúcar, y una vez espese la mezcla, añade la harina, preferiblemente poco a poco, y finalmente las claras montadas anteriormente. Mueve todo con mucho cuidado y suavidad. Unta el molde elegido con un poquito de mantequilla y harina por encima, y echa la masa anterior en el molde. Otra opción es emplear un molde de silicona y así evitas ese paso previo. Estos moldes son muy cómodos de emplear y muy manejables. Mete el molde en el horno durante una media hora aproximadamente, porque ya debe estar a los 180º necesarios. Cuando lo saques y se enfríe un poco, corta el bizcocho en cuadrados del mismo tamaño. Prepara el almíbar poniendo en un cazo agua a fuego lento, a la que debes añadir el azúcar y déjala unos 4-5 minutos. Después, agrega el vino y mueve un poco, hasta conseguir la mezcla líquida que usarás para emborrachar el bizcocho. Una vez hecho esto, sin sacar el bizcocho troceado del molde, riega todo el bizcocho con este almíbar que acabas de preparar, para que se empape con el mismo, lo suficiente como para que quede agradable de comer, sin pasarte, pues no debe quedar demasiado mojado.

Mousse de guineo

2 cucharadas de leche

1 cucharadita de vainilla

4 cucharaditas de azúcar

1 taza de yogurt bajo en grasa

1 guineo maduro cortado en rodajas

1 guineo maduro cortado en cuartos

Preparación. Coloca la leche, el azúcar, la vainilla y el plátano cortado en cuartos en la licuadora. Ponlo a licuar durante quince segundos aproximadamente a velocidad alta hasta que la mezcla logre una consistencia suave. Añade el yogurt y mezcla a baja velocidad. Deja que se mezcle un rato más. Refrigera un par de horas. Ahora solo resta colocar el mousse en recipientes de postre. Si deseas, puedes adornarlo con las rodajas de guineo que habías reservado.

Flan de café

750 ml de leche

5 huevos

2 cucharadas de café soluble

2 cucharadas de azúcar por cada huevo

Esencia de vainilla (opcional)

Para el caramelo: 4 cucharadas de azúcar y un poco de agua

Preparación. Precalienta el horno a 200ºC. Coge un recipiente y añade los huevos, el azúcar, el café y la leche. Si quieres darle un toque a vainilla, puedes añadir un par de cucharaditas de esencia. Bátelo todo bien hasta que todos lo ingredientes estén completamente integrados. Puedes hacerlo con unas varillas o una batidora. Para hacer el caramelo del flan de café, echa en un cazo el azúcar con un poquito de agua. Deja que caliente a fuego lento sin dejar de removerlo hasta conseguir el color y textura deseado. Una vez terminado el caramelo, lo introduces en un molde para flan. Después, añade al molde la mezcla anterior. Coge una bandeja de borde alto y coloca los moldes sobre ella. Luego, deja el horno a 200ºC pero ponlo solo abajo, para que el flan de café se haga bien y no se queme. Antes de introducir la bandeja en el horno, calienta un poco de agua sin que llegue a hervir y llena la bandeja con ella. Ahora sí, introduce la bandeja en el horno y déjala durante una hora. Pasado el tiempo, retira la bandeja y comprueba con un palillo que el flan de café está completamente hecho. Solo debes pincharlo con el palillo y mirar si sale limpio, si es así, el flan casero está listo. De salir un poco sucio de la masa, déjalo unos minutos más.