PR debe buscar US$200 MM pago de navidad

26_11_2015 HOY_JUEVES_261115_ Economía2 E

El secretario de Hacienda de Puerto Rico, Juan Zaragoza, dijo que el pago de los cerca de 200 millones de dólares que el Gobierno debe desembolsar para la paga extra de Navidad de sus empleados públicos dependerá de la liquidez con que cuente el Fondo General del Estado en diciembre.

En ese sentido, apuntó que se están “buscando todas las alternativas para pagar el bono de Navidad a los empleados públicos”. Aún se están realizando reintegros con cuenta gotas de las declaraciones de hacienda correspondientes a 2014 que salieron a devolver y que debían haberse abonado antes del pasado 31 de julio.

El Gobierno de la isla se encuentra inmerso en negociaciones con sus principales bonistas para concederles un “superbono” que permita reestructurar su deuda, consolidándola en un sólo instrumento de deuda con una fuente de repago única que reduzca el importe total (que supera los 70.000 millones de dólares) pero aumente las garantías de cobro. Con independencia de esas negociaciones, para el martes de la próxima semana el Gobierno de la isla debe pagar obligaciones del Banco Gubernamental de Fomento (el brazo financiero del Ejecutivo boricua) por valor de unos 350 millones de dólares, en su mayoría garantizadas por la Constitución de la isla. Hasta el momento, el Gobierno no ha confirmado que las vaya a pagar en su totalidad, aunque se cree que al menos pagará los 267 millones de dólares correspondientes a notas garantizadas constitucionalmente.

Tan sólo un mes después, con la entrada del nuevo año 2016, tendrá que hacer frente al pago de otros 957 millones de dólares. No sería la primera vez que el Gobierno de Puerto Rico deja de pagar sus obligaciones de deuda, ya que en agosto pasado incurrió en algunos impagos, pero podría ser el detonante para que se iniciara una batalla judicial al respecto.

Desde el Gobierno, su portavoz Jesús Manuel Ortiz, ha reiterado en varias ocasiones que está haciendo “todo lo posible” para asegurar los pagos, sin que ello suponga dejar de financiar servicios públicos esenciales y el pago a sus funcionarios.