Precandidatos PLD recibirán instrucciones de precampaña

a1

Los más de 7 mil precandidatos a regidores, diputados, senadores, alcaldes, vocales y directores distritales inscritos en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para participar en las primarias de octubre próximo recibirán este fin de semana orientaciones sobre los aspectos a tomar en cuenta durante el período de precampaña, a fin de que sus postulaciones no sean invalidadas.
La jornada fue programada en virtud de la ley 33-18, su Reglamento y el Reglamento Electoral del partido morado, toda vez que hay nuevas disposiciones que se deben cumplir al pie de la letra.
El proceso de instrucción estará a cargo de las comisiones Municipales, de Circunscripciones y Provinciales Electorales del Partido del PLD.
La precampaña inicia el domingo y concluirá en víspera de la celebración de las primarias en octubre.
Los integrantes de las comisiones municipales y provinciales explicarán que durante el período de precampaña podrán celebrarse reuniones solo a lo interno de los locales del partido, en locales cerrados o áreas restringidas donde no se entorpezca el libre tránsito ni se interrumpa el normal desenvolvimiento de las actividades de los ciudadanos. De igual forma, la legislación prohíbe durante este período la colocación de cualquier mensaje promocional en monitores o pantallas electrónicas externas, salvo los casos de aquellas que son exhibidas en los locales de los partidos.

Se prohíbe también la promoción en medios radiales y televisivos, aunque sí su participación o de sus voceros, por invitación o por iniciativa propia, ante los medios de comunicación. La pintura de calles, aceras, contenes, postes del tendido eléctrico, árboles, así como de cualquier propiedad pública, con los colores, emblemas o símbolos del precandidato o el partido, agrupación o movimiento político, está prohibido.

Asimismo, no está permitida en la precampaña toda propaganda política que se fundamente, haga referencia o pueda percibirse de manera negativa, irrespetuosa o contraria a los principios, costumbres y valores culturales de la comunidad local, regional o nacional, en el orden religioso, racial, de preferencia sexual, o de cualquier otra naturaleza que contravenga las buenas costumbres.