Precios de la energía eólica y solar llevan trabajadores a desplazarse

eloica

El hecho de que la generación de energía eólica y solar en Europa se quintuplicara en la última década hizo que los precios de la electricidad cayeran al nivel más bajo en nueve años y que Lars van der Laan buscara un nuevo trabajo como instructor de kite surf.

Van der Laan, de 37 años, ahora gana alrededor de un 20 por ciento de lo que recibía como operador de energía de Nidera NV de Rotterdam. Pero vive en el Caribe y su mayor preocupación respecto del tiempo es el efecto que tiene en las olas y no cómo podría impactar en la generación de electricidad.

“Ya no uso traje y corbata y sólo tengo que ponerme zapatos dos veces por mes”, dijo telefónicamente Van der Laan desde Bonaire, Antillas Holandesas, con un fondo de graznidos de papagayos.

El salto que dio la energía alternativa eliminó más de US$400.000 millones de la capitalización de mercado de empresas eléctricas como RWE AG y GDF Suez SA. Bank of America Corp. y Cargill Inc. son dos de las firmas que más equipos de operadores debieron desarticular desde que se liberalizaron los mercados en la década de 1990, haciendo referencia a la caída de la demanda y el aumento de la regulación.

El año pasado perdieron su empleo o cambiaron de trabajo 120 operadores europeos de electricidad y gas en momentos en que la industria vive su mayor reorganización desde la caída de Enron Corp. hace más de una década, dicen las empresas de selección de personal.

Algunos de los que dejan los mercados de energía ahora se dedican a las operaciones inmobiliarias, las actividades agrícolas o la venta de vino. Los que siguen trabajando como operadores ganan un cuarto de lo que ganaban en 2007 cuando los salarios alcanzaron su pico más alto, según Commodity Appointments Ltd. de Petersfield, Inglaterra.

Vender casas. “El mercado de la energía está en estado de cambio y muchas secciones y puestos de trabajo están desapareciendo”, dijo John Purcell, máximo responsable ejecutivo de Purcell and Co. de Londres, empresa de selección de personal fundada hace más de una década. “Como tienen un conjunto de habilidades muy específicas, los operadores que se quedan sin trabajo quizá tengan que reciclarse para trabajar en otro campo”.

Angel Sanz de 38 años, por ejemplo, que se fue de Barclays Plc de Londres en junio tras seis años como director de ventas de materias primas, ahora ayuda a su esposa a vender casas de vacaciones de España a la República Checa a través de su compañía Domus Global SRA. Su operación más grande: una casa de 8 millones de euros (US$11 millones) en la Toscana, Italia. “Sigo trabajando muchas horas por día pero ahora yo elijo esas horas y tengo un mejor equilibrio entre mi vida y mi trabajo”, explicó Sanz.

El segundo mayor banco del Reino Unido por activos cerró sus divisiones estadounidense y europea de negociación de energía en febrero y el 23 de abril dijo que se retiraría de la mayor parte de los mercados mundiales de materias primas. “La regulación decididamente tuvo mucho que ver”, señaló Sanz. “Uno se daba cuenta de que determinadas unidades de negocios se iban a reducir”.

Van der Laan, que pasó trece años en compañías como Nidera y la alemana EnBW Energie Baden-Wuerttemberg AG antes de crear la Bonaire Kite School, no extraña los relojes caros, los autos y el estilo de vida que a menudo acompañan la carrera de un operador. Conservó su reloj Breitling pero no lo usa.

“Cuando me fui de Europa, tenía un VW Touareg propio y un lindo auto de la compañía”, dijo.

“Ahora manejo una camioneta Mercedes de diez años con un remolque para botes”.