Precios de las medicinas reflejan valor actual de la tasa de cambio

http://hoy.com.do/image/article/204/460x390/0/A49C1A6C-9177-4DC0-9608-E40B74F6596A.jpeg

POR GERMAN MARTE
Las medicinas no han bajado de precio en la misma proporción que la tasa del dólar porque nunca subieron en igual medida que la moneda norteamericana, de acuerdo con la Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos (ARAPF).

De acuerdo con Luis Adolfo Betances, dirigente de ARAPF, los importadores y las farmacias absorbieron parte de lo que pudo haber sido el incremento de sus precios y nunca subieron en un 200% como la mayoría de los artículos.

Incluso, adujo, algunos productos apenas subieron 35%, y por eso ahora no han experimentado ninguna rebaja, “porque realmente muchos importadores nunca traspasaron la totalidad de las alzas y en cambio estuvieron durante algún tiempo subsidiando sus unidades”.

Asimismo, indicó que los altos costos operacionales no sólo afectan la competitividad del sector farmacéutico, sino que han impedido que los consumidores se beneficien de la baja en la tasa del dólar y tengan que seguir comprando medicamentos caros.

El resentantes ARAPF reveló además que la venta de medicina en el país ha disminuido alrededor de 25% en los últimos dos años.

Destacó que los altos precios de los combustibles, las fallas en el servicio de electricidad y los impuestos inciden en los costos de producción de los medicamentos.

Betances participó como invitado en el Almuerzo Semanal de los Medios de Comunicación del Grupo Corripio junto a Luis Adolfo Betances y Winston Nouel B. de la directiva de ARAFP.

Manifestó que debido a los altos costos operacionales del sector farmacéutico, y sin una rebaja en origen es muy difícil rebajar más de lo que se ha hecho en estos momentos.

No obstante, señaló que ya algunos laboratorios han anunciado que harán rebaja en sus productos.

 En cuanto a la variación de precios en las diferentes farmacias, Betances dijo que la razón es la que muchas de ellas no han rotado su inventario.

En el caso de los medicamentos que vienen de Centroamérica, Betances alegó que estos no han bajado más porque en realidad, pese al Acuerdo de Libre Comercio con esos países, no ha habido una eliminación total de los aranceles, sino un desmonte gradual, excepto en el caso de las materias primas.

Otro factor que incide en los precios de los medicamentos y que impide que bajen de precio, explicó Betances, es que el dólar ha subido con relación a dos años atrás, cuando el dólar se cotizaba a RD$17 por uno y luego llegó a cotizarse -en el peor momento de la crisis-  a RD$50 por uno, y  pese a que ha bajado sigue por encima de los niveles que tuvo antes de que los precios se dispararan.

Probablemente, observó, el efecto neto de esas variaciones sea de una incremento en los precios y no de una disminución.

 “Para nosotros el precio ideal de los medicamentos es el más bajo posible, porque sino el mercado se cae”, expresó Betances, quien sostiene que el control de precios más efectivo lo tienen los farmacéuticos a través de la competencia.

Dijo que difícilmente haya alguien dentro del sector que controle más del 5% del mercado, lo cual favorece la competencia, eso significa que hay entre 100 y 150 empresas compitiendo en función de precio y calidad.

Además de la competencia interna, los miembros de ARAPF se rigen por las normas que les establecen los laboratorios que representan y que no les permite poner precios de manera medalaganaria, sino en función de la competencia, y el precio internacional.

Asimismo,  adujo que el sector farmacéutico ha mantenido el mismo margen de ganancia desde el año 1962.

¿QUÉ HACER?

El país necesita tener un cuadro básico de medicamentos para las patologías más comunes entre los dominicanos y para ello se habla de compra masiva de medicamentos, explicó Betances.

“Lo ideal es que el Estado haga compras masivas de los medicamentos que va a manejar a través de las boticas populares”, sostuvo Betances tras señalar que el cuadro básico de medicamentos resuelve el 85% de las patologías del país.

Sin embargo, observó que en el pasado ese método ha sido relajado y la compra masiva de medicamentos se ha prestado para muchas cosas gobierno tras gobiernos y nunca se ha resuelto el problema del acceso de la población a medicamentos de calidad.

En su opinión, lo ideal sería que se realizaran concursos bien normados donde la calidad de los medicamentos formen parte de los requisitos, y que los altos volúmenes hagan que los productos llegan a los consumidores al menor precio posible.