Precios no bajan al ritmo de la revaluación

POR MARIO MENDEZ
A pesar del fuerte descenso del tipo de cambio, la variación en el índice de precios al consumidor ha sido mínima.
Este comportamiento en los precios se debe, según se explicó, a varios factores, entre ellos al impacto de la reciente reforma tributaria, al alza del precio del petróleo y a que la reducción de las tasas de interés activas no se ha producido a la misma profundidad que la de las tasas pasivas.

Desde agosto del año pasado hasta el mes de marzo, el tipo de cambio bajó en 32.1 por ciento.

Esto así porque el precio del dólar descendió en el señalado período de 42.11 pesos a 28.57 pesos por uno.

En cambio, el índice de precios al consumidor sólo disminuyó en 2.2 por ciento en ese mismo período.

El índice de precios al consumidor era en agosto del año pasado de 251.38 y disminuyó a 245.88 en marzo del presente año.

Esto quiere decir que aunque se ha producido un descenso en la tasa de inflación, que es el crecimiento de los precios internos, éstos se han quedado colocados a niveles cercanos a los que se encontraban cuando el tipo de cambio alcanzó sus mayores niveles.

Como se indicó, uno de los factores que ha incidido en este comportamiento es la aplicación de la última reforma tributaria, aprobada a finales del año pasado, que aumentó el ITEBIS del 12 por ciento al 16 por ciento, incrementó el recargo cambiario del 10 por ciento al 13 por ciento, y que también elevó los impuestos selectivos al consumo que paga el consumidor al adquirir los artículos a los cuales se aplica ese gravamen.

También ha impacto en los precios el incremento de los precios internacionales del petróleo, ya que la ponderación de los derivados del crudo en el índice de precios al consumidor supera el 15 por ciento.

Además, la tasa de interés que pagan las empresas por los préstamos bancarios no ha bajado a la misma velocidad que han descendido las tasas pasivas.