Preguntas Frecuentes

En este enfoque se descarta que ambas lógicas pertenezcan a un dilema ético, entonces ¿cómo se puede ubicar ese enfrentamiento?

Pertenecen más bien a un problema más que a un dilema. En el dilema hay dos posiciones que por definición son antagónicas y una intenta prevalecer sobre la otra anulándola y eso no puede suceder en estas lógicas que son fundamentales para la mejor atención a los pacientes.

Entonces, si la ética institucional se maneja con códigos, ¿cómo lo hace la bioética?

La bioética no puede basarse en códigos deontológicos porque estos norman situaciones de conducta mientras que la primera se enfrenta a situaciones clínicas.
Desde los inicios de la vida del hospital en la Edad Media, el “telos” de un centro de salud era dar hospedaje a los peregrinos, no curar. La dirección la llevaba el mundo religioso, y estaba basada en la caridad y la misericordia. Después del siglo XV cambia la lógica y se seculariza el hospital con la entrada de los médicos. Se pasa del hospedaje a la atención médica y los religiosos pasan a encargarse de la atención espiritual de los enfermos. Son dos lógicas de gestión bajo un mismo techo y una misma intención moral.