Preguntas frecuentes

¿Cómo podemos mejorar?
El escenario mundial, es propicio para la toma de medidas que nos ayuden a disminuir el número de muertes evitables, de pacientes con secuelas por exposiciones tóxicas y de pacientes física, emocional e intelectualmente limitados por la alta carga tóxica que tienen a su derredor, sin lograr explicación a los síntomas que padecen desde hace años.

¿Existe alguna estrategia para disminuir el riesgo?
Una campaña que limite el dispendio de sustancias tóxicas de uso domiciliario, como el cloro de venta a granel, que es envasado en frascos de refrescos, incluso de medicamentos; la obligatoriedad de colocación de tapas de seguridad en los frascos destinados al contenido tóxico, la orientación clara en las etiquetas de los productos que consumimos en la relación al correcto almacenaje y uso de esas sustancias… Es responsabilidad de cada uno saber a qué sustancias le damos la bienvenida en casa, pues hay algunas que se acompañan de tragedias.
Es tiempo de hacer un alto y revisar hacia dónde vamos, si la ruta que seguimos nos lleva al destino que queremos, hagamos un análisis de nuestras despensas y veamos qué comemos, revisemos la agenda diaria y ubiquemos cuál es el tiempo que nos dedicamos para el autocuidado y qué hacemos en ese periodo. Debemos abrir las ventanas y permitir que entre la luz (en muchos aspectos), que el aire circule, reencontrarnos con la naturaleza y aceptar de ella las bondades que nos sanan.

¿Cómo iniciar en casa?
Revisemos nuestros almacenes, leamos las etiquetas, vamos a redirigir los hábitos hacia el cuidado del ambiente.