Premio a cuatro grandes carreras

27_07_2015 HOY_LUNES_270715_ Deportes2-13 B

Cooperstown, Nueva York.- La exaltación de Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio al Salón de la Fama es la segunda más concurrida en la historia del museo que reconoce a los mejores peloteros de la historia.

Según directivos del Salón de la Fama, la cantidad total de personas no ha sido contabilizada, pero los estimados indican que solo la ceremonia del 2007, cuando fue inmortalizado Cal Ripken Jr. y Tony Gwynn y que contó con una asistencia de más de 80 mil personas, supera la de ayer.

Y no es para menos.

Martínez entra al Salón de la Fama con categoría de leyenda, luego de un período de siete años entre 1997 y el 2003 en la que se colocó por encima del béisbol.

Su porcentaje de victorias de .687, 219 triunfos y apenas 100 derrotas, además de 3,154 ponches y tres premios Cy Young lo convierten en un atractivo doble.

Además, miles de dominicanos viajaron desde la isla, así como también de Nueva York, Boston y zonas aledañas para acompañar al nuevo inmortal.

Algo similar puede decirse de Randy Johnson, uno de los homenajeados, y quien ganó cinco premios Cy Young en su carrera, cuatro con los Diamondbacks de Arizona, la organización con la que entró a la inmortalidad.

“Este es un momento importante de mi vida. Mi travesía por el béisbol duro 44 años, desde que comencé a los siete hasta ahora. Nunca pensé que estaría aquí en estos momentos, pero me siento muy agradecido y contento por todo esto”, señaló Johnson.

Smoltz, por su parte, fue una estrella tanto como abridor como de cerrador de los Bravos de Atlanta, con quienes ganó 213 encuentros y salvó 151.

SIGUE EN LA PAGINA 13.

Viene de la página 2

“Nunca olvidaré este momento ni las personas que me acompañan en la exaltación al Salón de la Fama. Realmente me siento muy agradecido de todo esto. Le tengo todo el respeto del mundo a Randy, Pedro y Craig. Contra Craig fue que más competí, pero el mayor de los respetos para todos”, dijo Smoltz.

Biggio, por su lado, contó con más de 600 dobles y 3,060 hits en una carrera única y especial que agotó desde principio a fin con los Astros de Houston.

Para el receptor convertido en segunda base y luego en jardinero, sus compañeros fueron importantes en su desempeño. “Aprendí de mucha gente importante, incluyendo a Nolan Ryan que está sentado aquí, cuando comencé mi carrera. Yo solo salía a dar el todo por el todo, todos los días, pensando que cada juego era mi último”, señaló. “Pedro fue el más dominante”.

Elogios a Pedro. Desde hace mucho tiempo ha habido una discusión entre los fanáticos del béisbol y también de parte de la prensa deportiva sobre quién ha sido el lanzador más dominante de todos.

En medio de la ceremonia de exaltación al Salón de la Fama de Cooperstown, en la que fueron presentados y reconocidos tres lanzadores de altísimo nivel en sus carreras, uno de ellos arrojó algo de luz al debate.

El ex lanzador de los Bravos de Atlanta, John Smoltz dijo que nunca vio un lanzador más dominante que el tres veces ganador del premio Cy Young, el dominicano Pedro Martínez.

“Pedro, fuiste grande. Nunca vi a nadie ser tan dominante como tú”, dijo Smoltz en su discurso frente a miles de personas en el Clark Sports Center, donde se celebró la ceremonia.

Los comentarios de Smoltz se produjeron en la misma ceremonia en la que el gigante Randy Johnson también fue exaltado a Cooperstown. Johnson ganó cinco premios al Cy Young en la Liga Nacional, cuatro de ellos de manera consecutiva y es considerado uno de los zurdos más impresionantes en la historia del béisbol.

Martínez tuvo un porcentaje de victorias de .687 en 18 temporadas en las Grandes Ligas, producto de una marca de 219-100 y efectividad de 2.93, además de 3,154 ponches en su carrera.

Todo fue alegría en esta gran exaltación de la Clase del 2015.

ZOOM

El llamado

Smoltz, quien pronunció el discurso más largo de la tarde, reflexionó sobre muchos momentos importantes de su carrera.

Habló sobre la relación con sus compañeros Greg Maddux y Tom Glavine, a quienes definió como maestros y grandes apoyos en diferentes momentos de su carrera, y resaltó sus condiciones humanas.Pero también hizo un llamado a los padres de niños que van subiendo en el béisbol en los Estados Unidos a que tengan mucho cuidado con los brazos de sus hijos.