Premios Soberano Una alfombra, mucha gente y algo de caos

A1

Pese a la involución de la alfombra roja de los premios Soberano 2017, esta gran fiesta del talento criollo fue “la gran noche” para muchos, desde los artistas galardonados hasta la cantidad inusitada de gente no esperada que desfiló por la “Red Carpet”.
Las estrellas eran recibidas por el público joven que desde horas de la mañana hizo guardia hasta el inicio de este desfile, cuando a ritmo de reguetón y dembow recibía con aplausos a las figuras del mundo del espectáculo que daban brillo al lugar, con su presencia.
Como en los últimos tres o cuatro años, nuestros artistas fueron motivados por la prensa, en especial por blogueros, a darse el ya desgastado “besito de la alfombra roja”. Lo que sí es una gran realidad, para alegría de muchos, es que en esta entrega la gente estrafalaria, (sí, de esa que dicen a gritos estoy aquí con sus “looks” de pelos disparados y vestimenta sin sentido), “brilló por su ausencia”.
Una vez más, la prensa tuvo dificultad para hacer su labor desde la alfombra roja, pues la costumbre de los productores de llevar de un lado a otro a las estrellas internacionales invitadas, impidió que se les hicieran las entrevistas y fotos que requiere el trabajo.
¡Y nada! Una de las cosas que más pudo llamar la atención fue la llegada de muchos de nuestros artistas y figuras del medio, como fue el caso de la diva Milagros Germán, quien a pesar de haber hecho una entrada espectacular, casi no se notó, por el caos imperante. Aquel súper Lexus rojo deportivo, con chofer ataviado en traje y casco de corredor de fórmula 1, se quedó en mera insignificancia. Y lo mismo con el “team” de bellos, y más bellos, de los ya no tan chicos del programa de televisión “Que chévere es saber”: Irvin Alberti, Raeldo López, Enrique Quailey y Javier Grullón, y el siempre elegante José Guillermo Cortines. Pasadas las ocho de la noche despedimos una “Red Carpet” soberana, tal como empezó. Un arroz con mango, donde famosos se confundían con el resto de la gente haciendo multitud.