Preparando la  canastilla del bebé

EFE. Reportaje.
Está embarazada por primera vez y la lista de necesidades para su bebé parece interminable. Pensando en eso aquí le explicamos  cuáles son los elementos básicos de la canastilla del recién nacido y de qué artículos puede prescindir, de modo  que centre su atención en disfrutar de su pequeño sin preocuparse por el bolsillo.

Si tras quedar embarazada ya ha investigado un poquito sobre los requerimientos “materiales” de su bebé en los primeros meses de vida, se habrá dado cuenta de que alrededor del nacimiento de un pequeño hay una enorme y floreciente industria que tienta a las madres y padres con supuestas necesidades básicas para su retoño.

Y es que, cuando llega un nuevo miembro a la familia, sobre todo el primero, todos quieren que tenga lo mejor de lo mejor, lo último, y la tierna y delicada estética que empapa todos los objetos relacionados con los bebés hace aún más  irresistible  la compra desenfrenada del “arsenal” para el recién llegado.

Por ello queremos ayudarle a discernir entre lo realmente imprescindible y aquello que no necesita, aunque la amable vendedora insista en que “es la última tendencia en pediatría y todos los bebés de los Beckham lo han tenido”.

Comenzaremos por el armario del recién nacido. ¡Todo es tan bonito, tan minúsculo! ¡Esos mini tejanos, esas zapatillas deportivas de marca que parecen pequeños llaveros pero cuestan lo mismo que unas de adulto, esa camiseta del equipo de pelota preferido de su papá…! Craso error.

Prendas cómodas y tejidos naturales.  Piense, en primer lugar, que los recién nacidos crecen a un ritmo vertiginoso en los primeros meses, con lo cual la ropa se les queda pequeña constantemente. Olvida las suaves fibras imitando angora, que aparte de tener precios desorbitados, son peligrosas porque la pelusa que desprenden puede obstruir las vías respiratorias del bebé.

Para esos primeros meses, apueste por prendas cómodas, básicas y de tejidos naturales, en especial el algodón. Adquiera  bodys y pijamas resistentes, ya que serán lavados a menudo, también necesitará toquillas de algodón o toalla. En esos primeros meses, los bebés no requieren calzado: no caminan y sólo oprimirá sus piececitos. 

La higiene

Del recién nacido

Nada es tan sano, cálido y acurrucador como el vientre de mamá, pero una vez que el bebé nazca hay que consentirlo e higienizarlo    con productos adecuados que en el mercado local los hay. Escoja aquellos que no tienen olores fuertes . Los puede encontrar en líneas distintas y para todas las etapas.