Presentan documental “Tatico siempre”

POR SUSANA VERAS
SANTIAGO.
Lágrimas, sonrisas, recuerdos, historias y anécdotas narradas, amor, aventura, amigos, pero sobre todo buena música a ritmo del perico ripiao, son partes de los elementos que caracterizan el documental “Tatico siempre” en un homenaje al acordeonista dominicano Tatico Henríquez en el 30 aniversario de su muerte. Fue realizado por el periodista Huchi Lora y el historiador Rafael Chaljub Mejía.

El Prodigio, David David, Rafelito Román, Mery Hernández, Bartolo Alvarado, Yovanny Polanco y Fefita La Grande fueron algunos de los acordeonistas espectadores de esta proyección audio visual, presentada en la Tertulia Caribeña del Centro León.

El trabajo de investigación que relata algunos de los aspectos de la vida y trayectoria de quien es considerado el padre de la música típica dominicana de todos los tiempos y quien divide en dos la historia musical vernácula.

 Tatico Henríquez, que tocaba con más gusto que nadie, un artista de esos que nace cada cien años y  que de él pocos han podido descifrar de donde sacaba su voz y sus tonadas casi sobrenaturales.

“Con el cuento de querer aprender  a tocar, pero con una grabadorita escondía en los bolsillos, Tatico iba todas las semanas y le copió todos los discos a mi abuelo”, relata doña Lupercia Lora, nieta de Don Ñico Lora.

El documental, que cuenta con la producción general de Hensy Pichardo, fotografía de Ricardo Thormann y los auspicios del Grupo León Jimenes, fue protagonizado por Julio Henríquez, hijo de Tatico, quien tiene un extraordinario parecido con su padre, fallecido trágicamente en un accidente automovilístico luego de cumplir sus primeros compromisos laborales del día y salir en su nuevo vehículo.

En el material de investigación intervienen músicos que tocaron con Tatico Henríquez, familiares, amigos y seguidores del acordeonista, quienes relataron parte de las vivencias del músico a quien se le recuerda como un inmortal del acordeón, “mujeriego empedernido” que jugaba con su voz y sus manos para crear finas piezas folklóricas de muchos relatos campesinos y cotidianos. Los relatos están a cargo de Elba viuda de Henríquez, Liberato Henríquez, Lalán Collado, Marco Tulio Cepeda, Silvio López, Pepe Ovalle, Lolo Herrera, Rafael Agramonte y Jochy Sánchez, Domingo Peña, Manolo Pérez, Germán Henríquez Puro Moreno y Próspero Ramírez, entre otros.

Tatico Henríquez fue considerado un músico rústico, pero que según los autores del documental evolucionó el merengue y fue la cabeza motora cuando se creía que el ritmo sucumbía luego de la muerte del tirano Rafael Leonidas Trujillo.

Su mérito, a juicio de Huchi Lora, radica, además de su calidad interpretativa y voz inigualable, en no matarle, ni dislocar las bases rítmicas al merengue sin desnaturalizarlo.

El acordeonista no fue buen estudiante, por lo que no tuvo ningún tipo de preparación académica. Grabó merengues de Ñico Lora, Prieto Tomás, Juan Pascacio, Toño Abreu y se le atribuye la composición y grabación del primer merengue típico instrumental, así como de llevar a Nueva York el perico ripiao y de realizar el primer programa para proyectar este renglón de la música popular a través de Radio Quisqueyana

En su honor fue resolutado por las autoridades de Nagua colocar un busto en un pequeño Parque, al que acude todos los días su amigo Lolo Herrera .