Presidenta de Brasil se reúne con dirigentes de 25 organizaciones

RIO DE JANEIRO. AP.  La presidenta Dilma Rousseff se comprometió ayer a abrir nuevos canales de diálogo con la juventud brasileña, el grupo demográfico dominante en las protestas que han sacudido país las últimas dos semanas.    Rousseff y el ministro de Educación, Aloizio Mercadante, se reunieron en la capital, Brasilia, con dirigentes de 25 organizaciones juveniles, entre ellas estudiantiles y sindicales, y con defensores de los derechos de los homosexuales, como parte del diálogo de la mandataria con diversos grupos de interés.   

Las conversaciones no llevaron a ningún anuncio concreto resultó de las conversaciones, que el despacho de Rousseff ha descrito como el inicio de un diálogo con la juventud de la nación. Aunque no hay programadas más reuniones, la inauguración el 8 de julio de una página de internet enfocada en problemas de los jóvenes y cuya creación estaba pensada hace bastante tiempo, contribuirá a la continuación del diálogo, según la oficina de Rousseff.    Los inconformes salieron a las calles a principios de mes para protestar contra un alza de 10 centavos en las tarifas del transporte público en Sao Paulo, pero el descontento derivó en un  movimiento nacional.